TERCER PASO: ORATIO

Posted on abril 24th, 2022 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, Tú eres la presencia de la Vida,

el fundamento de nuestra existir, 

la garantía, misteriosa, 

de que la muerte material

es palabra penúltima a pesar de los pesares.

Señor Jesús, Tú eres la presencia del don de la Vida

que nos confirma que ni la decadencia 

ni la destrucción 

definen nuestras breves biografías humanas,

a veces demasiado humanas,

a veces demasiado rotas,

a veces demasiado acortadas.

Señor Jesús, Tú eres la presencia 

del misterio de la Vida

en nuestro caminar,

en nuestro transcurrir,

en nuestro convivir

con tantos huecos de soledad,

con tantas preguntas que nos dañan 

y no sabemos responder,

con tanta sed que no encuentra alfaguara

en las extrañas ciudades

que nos toca soportar.

Señor Jesús.

Ante la pérdida inesperada, 

Tú, presencia que consuela.

Ante la inseguridad de lo desconocido, 

Tú, presencia que regala esperanza.

Ante el dolor y la impotencia, 

Tú, presencia fuerte que nos sostiene.

Ante la oscuridad y el no saber, 

Tú, fuente de luz suficiente que nos puede iluminar.

Ante la labilidad de nuestra condición, 

Tú, energía de fondo que recrea y enamora.

Ante las inevitables heridas mortales, 

Tú, fuente constante de serenidad primera y última.

Ante el miedo que nos congela los huesos, 

Tú, el resucitado nos convocas al Reino de la Vida.

Sí, Señor, creemos que Tú eres el Cristo.

Creemos que eres la Resurrección y la Vida,

a pesar de las amputaciones que nos arrugan

el rostro,

las ganas de vivir

y el corazón.

Porque, al fin,

en la raíz, 

en lo hondo, 

en el silencio de los silencios

Tú, amor sobre todo amor.

Tú, luz desde dentro,

desde lo mejor fascinante de nosotros.

Tú, Vida sobre toda vida.

Tú, lumbre

que fundes tu fuego con nuestro fuego.

Señor Jesús

envíanos tu Espíritu

para que sigamos confiando en la realidad,

en ti,

en la vida,

siempre.

Aunque la sombra de la muerte

nos arañe, infectándonos,

paralizándonos,

mutilándonos.

Señor Jesús.

tenemos fe.

Pero aún sufrimos.

¡Auméntanos la fe!

¡Auméntanos la confianza!

¡Auméntanos lo mejor que hay en nosotros,

tu presencia que nos hace vivir,

tu presencia que nos humaniza,

tu presencia, Señor Jesús, que nos santifica!

Tú, Señor Jesús, que tuviste 

tanta sed como nosotros.

Tú, Señor Jesús, que tuviste 

tanto miedo como nosotros.

Tú, Señor Jesús, que rezaste

como pudiste.

Como nosotros. 

Auméntanos la fe

en estos tiempos 

tan extraños

Amén.

Aleluya.

Aleluya.

Aleluya. 

Post a comment