SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 18th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL SÍNODO 2021-2023 “Por una Iglesia sinodal”

(hombre, casada, trabaja, 3 hijas, pertenece a comunidad y movimiento seglar)

La tercera clave para asumir el Sínodo, según Francisco, es MISIÓN (del latín missio, envío). No hay envío efectivo sin movimiento. ¿El riesgo? El inmovilismo, claro. Hay que levantarse de la poltrona del siempre se hizo así, (ahora se suele decir salir de la zona de confort) y echar a andar. Acercarse al que casi siempre tuvo las puertas cerradas (o casi) en la Iglesia, e invitarlo a caminar juntos. Puede que sea molesto e incómodo, que nos duela el cuerpo por ejercitar los músculos algo atrofiados de la compasión, la cercanía y la ternura. Hay que complicarse la vida, sí. Así es el sínodo, de eso va caminar juntos. Es el estilo de Dios.

Urge caminar juntos al estilo de Dios. Y hay que ir de prisa, como María. Hacia el Padre, acompañados con el Hijo, empujados por el Espíritu.

Así es el camino trinitario del Sínodo. Así es el camino hacia la Navidad. Desde, en y hacia Dios-con-nosotros.

DESDE LA FAMILIA “En el año Familia Amoris Laetitia”

(matrimonio, él trabaja, cuatro hijos, pertenecen a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Con cada embarazo sentimos una alegría tan inmensa que contagiamos a toda la familia y todas nuestras amistades. María fue a compartir esa felicidad con Isabel y esta la recibió con humildad. ¿Quién soy yo…..?

Luego exclama una alabanza que se repite todos los días al rezar el rosario .

Esa es la alegría que sentimos cuando nuestros hijos e hijas nos acompañan a misa los domingos o cuando compartimos en familia aunque sea un evento sencillo. Damos gracias a Dios por regalarnos a su hijo y verlo reflejado en los nuestros a la vez que nos preguntamos, ¿Quién soy yo para que me venga a visitar mi Señor?

Sabiéndonos indignos, nos sentimos bendecidos por El Señor, exultamos sus alabanzas y humildemente nos preparamos para su venida proponiéndonos mantenerle presente en nuestro corazón durante todo el año. Así seremos ejemplo para ello(a)s y para futuras generaciones.

Post a comment