TERCER PASO: ORATIO

Posted on julio 11th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, nos envías a la misión.

Siempre lo haces…

Somos Iglesia: somos de los tuyos.

Somos misioneros.

Hoy, en estos tiempos extraños,

en estos tiempos de ruinas culturales

intuimos que muchos te buscan:

hay una sed de refugio, de silencio, de santidad

entre tanta y tanta pose vocinglera.

Hay mucha desorientación

y mucha huida de las huidas.

Hay mucha tristeza de fondo.

Hay mucha soledad.

¡Que seamos brújulas que señalen hacia ti,

camino, verdad y vida!

Señor Jesús, nos envías a la misión.

Somos Iglesia: somos cultivadores de tu Reino,

el Reino de vida,

el Reino de humanidad.

el Reino de santidad.

En estos tiempos, casi a diario,

sentimos la hostilidad hacia

todo lo que sugiera cristianismo, religión…

Hay mucha biografía íntima

no escuchada,

no querida,

no sanada.

Señor Jesús, nos encontramos

con dañados que quieren dañarnos.

Señor Jesús, tantas y tantas veces

los creyentes no hemos sabido

estar a la altura de la necesidad de las personas,

a su servicio realmente,

acompañando con sabiduría 

en los descubrimientos

de las contradicciones de la vida.

¡Que seamos síntoma de tu presencia

que sana y genera confianza!

Señor Jesús, el mundo quiere autenticidad,

quiere que hablemos sencilla y sinceramente de ti,

de tu presencia en nosotros y en la realidad,

de tu poder de sanación y de liberación

y de tu fascinante rostro de santidad.

El mundo exige y espera de nosotros

sencillez de vida,

vida de oración,

ardiente caridad para con todos,

pero especialmente para los pequeños y los pobres,

los caídos del sistema,

los nadie de nuestras ciudades,

los migrantes,

víctimas de tantos sufrimientos evitables.

Señor Jesús, el mundo nos quiere

radicalmente alternativos:

centrados en lo esencial,

humildes,

fraternales,

desapegados de sí,

austeros,

transparentes,

veraces,

cabales…

personas para los demás

que generan nuevas formas de convivencia,

de economía,

de familia,

de educación,

de acogida,

de política…

de Iglesia.

Señor Jesús,

el mundo nos quiere

muy humanos

y muy santos,

muy novedosos

y muy enraizados

en la historia de santidad de la humanidad.

Señor Jesús,

marcados por tu santidad,

asidos por tu santidad,

alimentados por tu santidad

surge de nosotros

un canto de alabanza,

un canto de confianza,

un canto de alegría:

Proclama nuestra alma

tu grandeza, Señor…

Post a comment