SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 20th, 2021 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Estás a gusto. Rodeado de gente en un ambiente maravilloso. En estas viene Jesús a decirte «recoge que nos vamos». Te pones a trabajar para cruzar un lago, se despierta un huracán, y Jesús encima de un almohadón durmiendo. Lo despiertas para avisarle que «vamos a morir todos», y te llama cobarde. Pobres discípulos.

¿Con qué ojos veremos este pasaje? Con los ojos del mundo, no tiene sentido seguir a un Jesús que te mete en estos líos, simplemente no sale a cuenta.

Con los ojos de la fe, esos ojos que tienen «certeza de lo que se espera, la convicción de los que no se ve» (Hb11), a los discípulos les merece la pena fiarse. Quizás nosotros, tan embebidos en el día a día, no alcanzamos a ver ni la promesa, ni el poder que hay detrás. Algo tan tangible para los discípulos que se embarcan sin dudar en esta aventura. Quizás somos muy cobardes intentando conservar lo poco conseguido (por ejemplo en lo laboral) sin intención alguna de cruzar a la otra orilla. Quizás aún no tenemos fe. ¿Pobres discípulos? Este pasaje nos muestra que sin fe los pobres somos nosotros.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA (2009)

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)

En estos tiempos tan convulsos, hay familias que lo están pasando realmente mal, porque alguno pierde su trabajo y no pueden hacer frente a todos los gastos que tenían. O cuando hay algún familiar enfermo del que ocuparse y que no te deja hacer planes más allá de esta semana y parece que tu vida se te está yendo entre visitas al médico y estas tardes tan bonitas de Junio, metidos dentro de una habitación cuidando de una persona a la que quieres, pero que ha perdido las ganas de vivir. Y además, muchas de estas cuestiones que vas viviendo en familia, afectan a la vida matrimonial, afectan a la pareja, que sin tiempo para ni siquiera poderse mirar a los ojos, porque éstos se cierran de puro cansancio, notan que el agua inunda la barca de su hogar, la barca de su vida familiar y entonces maldices a Dios porque eres incapaz de soportar tanta presión y notas que te ahogas y hasta que te falta el aire. “¿Es que acaso te importa Señor que nos hundamos?” Vivir así es de superhéroes y nosotros creemos que la fuerza, los “super poderes” , para calmar el viento, y las aguas , viene de la fe que el Espíritu Santo nos da, fuerza que nos devuelve la serenidad perdida, la calma, el aliento para seguir adelante, la valentía para afrontar todas las situaciones.

Post a comment