TERCER PASO: ORATIO

Posted on junio 20th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, me llamas a la confianza.

Confianza en tu presencia.

Confianza en tu palabra.

Confianza en tu evangelio.

Confianza en ti

ante mis erizados temores

a la verdad de las verdades de mi vida.

Señor Jesús, no soy ni tan listo ni tan bueno.

Tengo algunas ideas acaso un poco originales,

vislumbro intuiciones acerca de la realidad,

tengo algunos conocimientos especializados.

¡He ido a algunas universidades y tengo títulos!

Hoy, ante ti, reconozco las paparruchas de mi engreimiento intelectual.

¡Señor Jesús, sólo tú tienes palabra de vida eterna

ante las trampas a la vida que yo mismo me pongo!

Señor Jesús, no soy ni tan santo ni tan justo.

A veces muestro misericordia,

incluso he llegado a perdonar de corazón.

Estoy seguro que he sembrado alguna semilla de bondad.

Hoy, ante ti, reconozco la poca consistencia de mi arrogancia vital.

¡Señor Jesús, sólo tú eres el amor que nunca falla,

que sacia de verdad ese deseo esencial de amar y ser amado

que tantas veces detecto

y que intento llenar,

ebrio de avidez,

con las máscaras con las que me pavoneo!

Señor Jesús, no soy ni tan libre ni tan creativo.

He tomado decisiones en mi vida.

Pero pensaba mucho, mucho en mi y en mis intereses egoicos.

He sido capaz de crear alguna novedad en mis acciones,

pero tantas y tantas veces buscaba el relumbrón y la admiración.

¡Señor Jesús, sólo tú eres capaz de mirar con autenticidad

lo que habita en el corazón de cada ser humano…

… Señor Jesús, sabes muy bien lo que habita en el mío.

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras más central en mí

que mis pobres certezas,

que mis pobres amores,

que mis pobres logros…

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras lo más consistente de mis experiencias

de tal modo que fueras la santa tierra

donde se enraízan mis escasas capacidades

de amar, de comprender, de tener misericordia.

Señor Jesús, quisiera que Tú fueras el imán que me atrae,

mi estrella polar,

mi centro de gravedad…

mi alimento,

mi ímpetu,

mi serenidad…

mi tablón donde me agarre en los naufragios que vivo…

tan reales y de los que tanto y tanto huyo.

Señor Jesús, ¡auméntame la fe!

cuando huya de las huidas de mis miedos!

Post a comment