TERCER PASO: ORATIO

Posted on marzo 21st, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús,

vivimos en un laberinto:

estamos ahítos de perplejidades.

Nuestros actos,

nuestras palabras,

nuestros corazones

rebosan contradicciones,

paradojas,

sinsentidos.

Señor Jesús,

vivimos en medio de una niebla tóxica…

vivimos en el miedo,

vivimos en las incertidumbres,

vivimos desconcertados.

El virus, la economía, los trabajos,

la política, las restricciones, las vacunas,

las distancias, las ineptitudes, la corrupción…

Estamos cansados.

Estamos hartos.

Estamos indignados.

Señor, por la fe sabemos que cuidas de nosotros.

Señor, por la fe sabemos que descubrimos en nuestras heridas

las heridas del mundo.

Señor, por la fe sabemos que por el modo de sufrir

se reconoce al verdadero discípulo.

Señor, sabemos que nuestro ser más profundo

viene de la fuente que nunca se agota,

tu Padre.

Señor, sabemos que nuestro comprender más profundo

proviene de Ti, que eres la Palabra de Vida Eterna,

Señor, sabemos que nuestras energías más vitales

nos llegan de la energía inagotable

que atraviesa los siglos posibilitando e impulsando

los mejores logros de la inteligencia y el amor.

Señor Jesús, pones nuestra inteligencia,

nuestras búsquedas intelectuales

en su sitio…

Señor Jesús, pones nuestro corazón,

nuestros inquietos deseos

en su sitio…

Señor Jesús, pones nuestra libertad,

nuestras ansias de identidad

en su sitio…

… su sitio eres Tú,

su sitio es tu presencia

por donde quiera que miremos…

su sitio es tu santidad

en todos los momentos de silencio y de luz,

su sitio es tu poder

allí donde intuimos certezas

de perdón,

de comunión,

de salvación.

Señor, somos lo que recibimos: vida…

Señor, somos lo que damos: fraternidad…

Señor, somos lo que acogemos: amor…

Señor, somos lo que irradiamos: comunión…

Por ti sabemos que la expresión más bella de lo humano

es la entrega de sí.

Tocan tiempos de soltar.

Tocan tiempos de confiar.

Tocan tiempos de entrega.

Tocan tiempos de optar.

Tocan tiempos de arriesgar.

Tocan tiempos de acrisolar.

¡Tocan tiempos de darse!

Señor, no somos totalmente valientes.

Señor, no somos íntegramente hombres y mujeres de fe.

Señor, no somos conscientes

de que la clave de tu evangelio

es que los dones se convierten en tareas.

Señor, que nuestras cruces sean fanales

que orienten nuestra inteligencia y nuestra libertad

camino de la verdad.

Señor, que nuestras cruces sean marcas en el camino

hacia la vida sobre toda vida

de la que tu paso por el mundo

es el máximo reflejo por los siglos de los siglos.

Señor, que nuestras cruces sean ocasión de centrarnos,

a solas,

en nuestro propio camino.

Verdad, vida y camino

enraizados en Ti,

Dios de Dios,

Luz de Luz,

Vida de vida.

Post a comment