TERCER PASO: ORATIO

Posted on febrero 7th, 2021 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

Señor Jesús, evangelio vivo para todos los que se acercan a ti,

sea cual sea su condición, su estatus, su situación vital.

¡Auméntanos la fe en tu sabiduría,

que sobrepasa toda capacidad humana!

¡Auméntanos la esperanza en tu saber hacer

en la historia de los hombres y en nuestra biografía!

¡Robustece nuestra capacidad

de amarte, de amar, de amarnos

como hijos de Dios,

sembradores de evangelio!

Hoy te rezamos con el corazón dolorido

por tanto y tanto sufrimiento

que presentimos,

que vemos,

que sabemos que existe,

pero a veces tan oculto,

tan silenciado,

tan excluido.

¡Señor, haznos valientes

para no alejarnos de la pobreza,

de los pobres,

de los excluidos de los cuidados básicos

en una sociedad decente!

Señor Jesús, poder de Dios.

Te presentamos a todos los que sufren

por enfermedades incurables.

Y especialmente te pedimos

por todos los afectados por esta pandemia.

Te presentamos también a todos y cada uno

de los esforzados cuidadores

que los atienden, los consuelan, los acompañan.

¡Señor Jesús, haznos valientes

para no encerrarnos en nuestras casas

y ser presencia fraternal entre los que sufren:

haz que abramos nuestros ojos y corazones,

haz que ofrezcamos nuestra presencia y nuestras palabras,

haz que abramos nuestros bolsillos ante tanto sufrimiento!

Señor Jesús, fuerza de Dios.

Te presentamos a todos los padecen sufrimientos evitables,

a causa de la dureza de corazón de algunos seres humanos.

Te presentamos a todos los que se comprometen

en la construcción de un mundo más justo,

a todos los que se comprometen honestamente en la política nacional e internacional,

a todos los que estudian y enseñan

los pasos a dar para que la sociedad y la culturas

sean más justas y humanas,

a todos los miembros, colaboradores y voluntarios de las ONG

que, por todo el mundo…

Todos ellos siembran la esperanza,

cuidan la dignidad humana,

profetizan con sus acciones

y su presencia que el Reino de Dios

tan humano, tan necesario, tan deseado

por tantos y tantos afligidos en la historia

ya está en marcha

pero que queda mucho que recorrer,

mucho que aportar,

mucho que inventar. 

Señor Jesús, amor de Dios,

te presentamos a todos los abatidos por la dureza de la vida,

y especialmente en estos tiempos extraños,

de pandemia, de desconcierto, de miedo.

Te presentamos a los que viven

ante la incertidumbre de la crisis económica,

a los que han quedado en paro

y no ven perspectivas de encontrarlo en los meses que vienen,

a los que no saben cómo van a pagar a sus empleados

o cómo pagar las deudas que acumulan.

¡Señor, haznos valientes

para que nuestras decisiones económicas,

de ahorro,

de consumo

ayuden de verdad a los que económicamente lo necesitan!

Señor Jesús, la paz de Dios,

te presentamos a todos los que sufren tormentas interiores

que les angustian y les impiden

relacionarse consigo mismo

y con los demás

con serenidad, con lucidez, con energía

de tal modo que les permita

crear vínculos gratificantes.

¡Señor, haznos valientes

para escuchar,

para acoger,

para dar de nuestro tiempo

y de nuestra misericordia

a tantos y tantos que lo necesitan!

Señor Jesús, el que sana.

¡Haznos humildes sanadores allí por donde pasemos!

Señor Jesús, el que cuida.

¡Haznos humildes cuidadores de las personas con las que nos encontramos!

Señor Jesús, el que remedia lo irremediable.

¡Haznos testigos que tu definitiva salvación

para tantos y tantos que han perdido la esperanza!

Señor Jesús, la fuerza de Dios.

¡Haznos fuertes para ser compasivos

en lo que nos toque vivir!

Señor Jesús, comunión de Dios.

¡Haznos constructores de fraternidad

concreta, tangible, real

con todos los que nos crucemos en la vida!

Señor Jesús, verdad de Dios.

¡Haznos dignos de crédito,

haznos auténticos portadores de evangelio,

para tantos y tantos

corazones, biografías y vidas heridas,

para tantos y tantos compañeros de viaje nuestros,

para tantos y hombres y mujeres que sufren

y no deberían sufrir,

malviven y no deberían malvivir,

están desconcertados

y deberían conocerte a Ti,

Dios de Dios, Luz de Luz, Salvador

lleno del Poder de Dios

Post a comment