ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on enero 10th, 2021 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabajan, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Hoy, con su bautismo, Jesús va a comenzar su vida pública y empieza como nació, mezclándose con la multitud, siendo uno más, poniéndose a la cola de los pecadores para bautizarse, aunque no lo necesite, demostrando la misma humildad que hizo cuando nació en un pesebre. Juan lo vería en la cola y se diría ¿qué hace el Mesías aquí?. Lo reconoce y hace un acto de fe, se humilla ante Él. Quizás deberíamos aprender a hacer esto para dar un testimonio convincente, la humildad es la virtud que más almas convierte. Ojalá nosotros, en nuestra vida cotidiana tuviéramos esa actitud al reconocerlo en el hermano y también en las situaciones que nos presenta la vida, decir como Juan, no soy digno de desatar la correa de tus sandalias o lo que es lo mismo, sólo soy tu humilde servidor. Pero lo más importante del bautismo del Señor es el acontecimiento que ocurrió, la «apertura del cielo», Dios Padre instaura desde ese día una nueva relación entre el Cielo y la tierra, entre Él y los hombres, ya nunca más estará cerrado, hace dos cosas, una, reconoce a su Hijo amado ante los hombres y dos, a todos nosotros nos confiere la dignidad de ser sus hijos a los que ama, hasta el punto de entregar lo que más quiere, a su propio Hijo, para redimirnos de nuestros pecados. Ya no va a ser más un bautismo de agua, el que hacía Juan, que invitaba a la conversión. El bautismo de Jesús para con los hombres, es un bautismo de Espíritu Santo, y eso, desde que nos bautizamos de pequeños, es una impronta indeleble en el alma, somos hijos de Dios, somos templos vivos del Espíritu Santo. ¿qué dignidad puede ser mayor que ésta?. El trato con los demás ya no puede ser el mismo. El prójimo adquiere tras esa impronta, un valor infinito.

Me gustaba también comparar la epifanía (manifestación) terrenal, la de los sabios Reyes Magos que son capaces de ver algo muy especial en aquel niño en pañales, con el bautismo terrenal, el de Juan, que con agua, bautizaba como símbolo de la conversión de las almas de aquella gente que creyeron en la llegada del nuevo Reino que anunciaba. Por otro lado, la otra comparación, es la epifanía de Dios, que ante los hombres señala: Tú eres mi hijo amado. Esta manifestación o 2ª epifanía es increíblemente más grande que la primera, la de aquellos reyes Magos. Al compararla con el bautismo de Espíritu Santo, que ya no es sólo de agua, podemos ver que es ese Espíritu Santo el que nos lleva a ver a Dios más allá de lo terrenal. Ese es el gran secreto que nos descubre Jesús para ayudarnos a ser felices. Por ejemplo, ante un admirable paisaje, ante la mirada de un niño, nos sale espontáneo decir: ahí está Dios, y surge de nosotros una oración de alabanza. Eso nos hace llenarnos de paz y alegría.  Sin embargo, ante otras circunstancias más difíciles, el dolor, la enfermedad, la incomprensión…detrás de eso, sólo somos capaces de descubrir a Dios gracias al Espíritu Santo. Y si somos capaces de descubrirlo también detrás de estas cosas, ya no es por la sabiduría humana, no, es porque Dios nos ha concedido ese beneficio por que fuimos bautizados con el Espíritu Santo. Entonces, no tengamos miedo, detrás de todo está ese Dios amoroso que sólo quiere que seamos felices y nos concede la fuerza para ello y todo, todo lo permite para nuestro bien, por que nos ama inmensamente.

Post a comment