ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on enero 3rd, 2021 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabajan, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

<<…El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo, pero vino a su casa y ni lo conocieron ni lo recibieron… >>

Hace poco, me pasaron un escrito de un misionero claretiano, Juan Carlos Martos, que lleno como nadie del carisma claretiano, intenta analizar la realidad de los tiempos. Se llamaba «el desmoronamiento». Hacía una reflexión de este tiempo de pandemia y de cómo, al pasar la 1ª ola de la pandemia, no pocos vaticinaban que por culpa de la Covid-19 se preludiaba una sacudida de conciencias tal que haría recuperar protagonismo a la Iglesia y a la fe.

No conocemos estadísticas, pero al menos por ahora, la asistencia, del tipo que sea, está siendo frustrante.

Con la fe, pasa como con el amor la pareja, que si no se cuida (si no se hace oración, si no se frecuentan los sacramentos, si no se comparte…) todo va cayendo en una dilución y un evaporamiento tal que, ni siquiera con estas sacudidas de conciencia, llega a perder su fuerza salvadora, su iluminación sobre la verdad absoluta. Parece que sólo importa el divertimento, la libertad de movimientos, recuperar la «normalidad», la salud física y económica…

Estas palabras del evangelio de este domingo, me hacen caer en la cuenta de lo fácil que es que Jesús pase a nuestro lado y si no tenemos el corazón preparado (estando en paz con Dios y con el hermano, viviendo con radicalidad evangélica nuestra vida, enraizados en la fe…), lo más probable es que se desvanezca como un fantasma. San Agustín decía una cosa preciosa: Señor tengo miedo, pero no a la muerte o al dolor, sino a que Tú pases y yo no te reconozca.

Escuchamos continuamente expresiones como que tenemos que salvar la Navidad, salvar los negocios, la hostelería, la vida familiar y con los amigos…pero se nos olvida lo más importante, el nacimiento del Niño Dios, que nace, haya pandemia o no, estemos achuchados en la mesa cenando o no, tengamos mucho miedo al contagio o menos, con salud o sin ella.

Terminaba Juan Carlos su escrito aludiendo a una frase de un filósofo: El hombre es el único ser animal que trata de saciar su sed bebiendo agua del mar. Agarremos esa Verdad y que abandere nuestra vida en todo momento, bebiendo del agua que sacia, su evangelio, para que no llegue a ocurrir ese desmoronamiento tan triste que suele ocurrir en la adversidad.

Post a comment