SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 14th, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Tenemos tendencia en enfocarnos en nuestras debilidades, ¿Por qué no enfocarnos en nuestros talentos?. Los talentos son ese regalo en forma de habilidad que nos ha dado a Señor a cada uno, todos los tenemos de una manera o de otra, aunque es complicado que sepamos cuales son si nunca nos preguntamos por ellos. Me fijo en los talentos ocultos, esos que tienen algunas personas y no los sacan a la luz no por desidia, sencillamente porque no los han descubierto. Cuantas veces he oído a personas cercanas alabar las cualidades de otros y no se percatan de las suyas, a veces porque lo ven como cosas normales y no lo ven como algo especial, como si el talento fuera demasiado grande para poder recibirlo y fuera privilegio solo de unos pocos y no de todos. Viven admirando en otros los talentos pero sin trabajar los suyos.

También están los soterrados, esos dones que sabemos que tenemos pero que trabajamos poco, si acaso como hobby, como entretenimiento, o le dedicamos tiempo ahora que estamos jubilados por hacer algo. No le hemos dado la importancia que tenían porque teníamos las miras en otros asuntos, en otros nortes y los hemos dejado relegados.  No los hemos trabajado ni perfeccionado, igual si lo hubiéramos hecho nuestra vida hubiera transcurrido por otros derroteros.

De ahí la importancia de descubrir y perfeccionar nuestros talentos, intentemos dar el ciento por uno, disfrutemos de ellos, que no se nos haga tarde. Sabiendo que  no están para impresionar ni recibir elogios, están como posibilidad para servir a Dios y a los demás es entonces cuando tienen verdadero valor

DESDE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN

(mujer, casada, trabaja, 4 hijos y un perro, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

 

En este pasaje el Señor nos sigue avisando. La semana pasada ya nos decía que teníamos que trabajar para estar preparados y para traer su Reino. En este nos hace ver que tenemos que poner todos nuestros talentos al servicio del Reino y dar lo mejor de nosotros mismos. Una pequeña manera sería dando pequeños consejos a personas a nuestro alrededor de cómo reducir nuestro consumo, o de manualidades que podemos hacer o utilidades alternativas que podemos buscar a elementos que no nos sirvan. Pero…¿Qué otros talentos tenemos de cara a disminuir el impacto en nuestra madre Tierra o a mejorarla?… El otro día vi diversos proyectos científicos que se están poniendo en marcha contra el cambio climático: en África se está plantando la gran barrera verde, aunque no es un proyecto novedoso, porque esto se está haciendo en China desde 1970 con la «Gran Muralla Verde», reforestando el desierto de Kubuqi y transformándolo en terrenos fértiles y en riqueza para población necesitada. También vi que pretenden frenar el deshielo en el Ártico esparciendo una capa de polvo o perlas de vidrio para ayudar a que se regenere el hielo. La ciencia dirigida a mejorar la vida es una maravilla. Si nosotros no tenemos ese talento (para mi ya es algo tarde), animemos a nuestros hijos e hijas a luchar por un mundo mejor, más verde, apoyemos económicamente o con firmas ese tipo de proyectos, o algo menos ambiciosos en nuestro entorno local, plantemos árboles o plantitas, lo que podamos, en nuestras casas, barrios… pidamos zonas verdes a nuestros representantes políticos, en los colegios de nuestros hijos/as, ya que irá unido además a la generación de empleo. ¿Qué más talentos tienes tú para poner al servicio de Dios? No te quedes parado, no los guardes bajo llave, compártelos y multiplícalos.

Post a comment