ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 9th, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Esta pandemia ha tenido y tendrá cosas muy negativas para nuestra sociedad tanto sanitarias como económicas. Pero es innegable que nos ha hecho plantearnos muchas preguntas y se han recolocado ciertas cosas en su justo lugar, sobre todo por que estábamos «tomando unos caminos» que de Verdad y Vida tenía más bien poco. Algunas pinceladas:

La soberbia del llamado «Occidente» que ha cimentado todo en la ciencia y el conocimiento creyéndose superior a todo.

El individualismo: se ha prescindido del «nosotros», de la colectividad, de la solidaridad entre todos. Nos hemos quedado en casa por solidaridad, nos han curado por solidaridad, hemos ayudado al vecino o hemos empatizado con él por que nos hemos dado cuenta que estamos en el mismo barco y que su dolor nos conmueve. Mejor una «fraternidad amorosa» que ir cada uno a su bola

La fragilidad humana: por encima del uso de las cosas está el sentido trascendente de la vida, la dignidad humana conferida por ser hijos de Dios. No es concebible cristianamente que se haya utilizado la teoría del «descarte», por la edad, por la falta de medios, por la accesibilidad a la sanidad…lo ocurrido en las residencias de ancianos ha sido demencial…

Las fake-news o noticias falsas: una sociedad que basa sus decisiones en noticias falsas tomará decisiones erróneas. Las redes sociales mal utilizadas y el exceso de inmediatez, nos ha llevado a la superficialidad.

Hay un intento de manipulación permanente para beneficio de los poderosos. Cuestionemos siempre las «verdades» que nos lanzan poniéndolas en sana cuarentena.

La familia como valor fundamental, Iglesia doméstica, cauce de la transmisión de la fe y los valores cristianos, el respeto, la solidaridad, la cultura del esfuerzo,»lo que no se mama, difícil es de aprender»…etc, etc.

En fin, podríamos seguir horas y horas pero tenemos que darnos cuenta de una vez por todas que todo descansa en la roca de Cristo, si el Señor no construye la casa, para nada sirve que contratemos a los «mejores albañiles». Es en los pequeños gestos que nos enseñó Jesús, como el lavatorio de los pies a sus discípulos, que si lo imitamos, nos daremos cuenta que nos llenamos de esa verdad y esa vida que hace plena nuestra existencia. Nuestro camino, alimentado con esos pequeños gestos, se reconducirá y seremos faro y luz para otros con nuestro testimonio de vida.

Post a comment