ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on diciembre 1st, 2019 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

 

¿A qué nos lleva el texto?

(matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

En el comienzo del Adviento, quisiera proponeros un símil para intentar vivirlo de una manera nueva. A este símil, vamos a recurrir repetidamente los próximos domingos para buscar aspectos nuevos que nos puedan iluminar. Quizás seáis las mujeres que habéis sido madres las que lo vais a entender mejor, aunque los demás podemos intentar meternos en el papel. La idea es vivir el Adviento imaginando que en nuestro vientre, como en el de María, se está gestando una nueva vida… ¡y no cualquier vida, la de Jesús! Sólo imaginad a la Virgen María cómo cambiaría  su actitud ante el prójimo, ante la injusticia, ante la creación… sabiendo que dentro iba creciendo algo TAN GRANDE. ¿Se le escaparía algún taco, una palabra mal sonante, se pondría a murmurar con las vecinas, bebería vino hasta perder el control…?

Cada vez nos vamos a centrar en un aspecto, en este caso, al ser el primero, el comienzo del embarazo supone de entrada una gran ilusión pero a la vez, un gran miedo. Nos ponemos en el papel de una «primeriza joven» como María. Así nos hacemos eco de este pasaje del evangelio tan «escatológico» pero a la vez tan real. Los tiempos del Señor, no son los nuestros, lo que para cada uno de nosotros tiene preparado el Señor es un misterio y no nos puede pillar de improviso, sin nada preparado.

Es por tanto un periodo de conversión, de podar aquellas cosas que, «estando embarazad@s» de Jesús, deberíamos ir erradicando, no pegan con esta vida que quiere crecer dentro de nosotros… Tampoco el miedo nos puede dejar atenazados, «arriesgar», equivocarse por ser una» Iglesia en salida», como dice el Papa, es en nuestros días, muy necesario. Aunque nuestro ardor evangélico por conquistar almas nos lleve a fracasar en algunas ocasiones, esto no puede hacernos caer en la decepción o el cansancio, antes bien, reconocer que somos humanos, volver a empezar y seguir en la brecha. Dicen que, en la guerra, el miedo es un buen aliado por que se es más prudente, te hace estar más atento, te hace estudiar más las situaciones para no verte sorprendido. Quizás el miedo peor para un cristiano, como dice San Agustín, sea el miedo a que Jesús pase ante nosotros y no seamos capaces de reconocerlo.

¡¡Buen embarazo para todos!!

Post a comment