SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 10th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

..»porque para Dios todos están vivos» .

Esta frase del Evangelio de este domingo, es la respuesta más clara, fuerte y  contundente, que da Jesús a la pregunta trampa de los saduceos materialistas. Me he fijado en ella pues está llena, aún dentro del misterio de Dios, de una sencillez que todos podemos entender y que está a nuestro alcance y me ha hecho ver y sentir una gratitud a la Palabra que me llena de inmensa alegría saber, con toda seguridad, que estoy «viva» para Él y que siempre lo estaré.

Estoy en su misterio, en su plenitud, pues ya formo parte de su eternidad y me  siento hija y heredera de lo que Jesús me ha prometido porque creo en Él… ¿Qué ha prometido Jesús  a los que le aman, a los que creen en Él?. «la corona de la vida», que Dios ha prometido a los que de verdad Le aman…Son palabras del Apóstol Santiago, que las escribió poco antes de su martirio. Él creyó en ellas.

«Estar viva  en Él», nos dice el Evangelio; y ello hace que mi confianza en su amor llene cada momento de mi existencia y me hace creer firmemente en mi propia resurrección en cuerpo y en espíritu, y en un encuentro personal y definitivo en en plenitud con Dios para siempre, por toda la eternidad …Creo en su Palabra.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

La resurrección, un gran misterio de nuestra fe pero a la vez motivo de esperanza porque la resurrección es Vida, vida plena en Dios.

En muchos lugares de Latinoamérica cuando se refieren a Dios, siempre dicen el Dios de la Vida. Ese Dios que no vive distante, alejado en las alturas sino inmerso en el día a día de nuestras vidas, de nuestras alegrías y dificultades, de nuestros avances y retrocesos. Somos nosotros, y no Él, los que nos alejamos o los que impedimos que esté en nuestras vidas.

Un Dios que quiere la vida plena para todos y todas. La vida nace del amor, por tanto debemos comenzar aquí y ahora a vivir plenamente, y eso solo es posible en el encuentro con Él, dejándole actuar, reconociendo nuestra pequeñez, fragilidad, debilidad…

Que el Dios de la Vida nos de la gracia de ser instrumentos suyos para transformar tantas situaciones de “muerte” en Vida.

Post a comment