SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 20th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

 

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

Ante el Octubre Misionero Extraordinario convocado por el Papa Francisco, dedicamos este tiempo ordinario a esta perspectiva.

 

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, jubilada, colaboradora voluntaria en misiones populares)

..»cuando llegue el Hijo del Hombre, ¿encontrará esa fe en la tierra?»

Esa frase es lo que más ha llamado mi atención en este Evangelio.

Jesús nos hace la pregunta, pero antes de hacerla nos muestra a dos personajes que representan, uno la fuerza y otro la debilidad. Contra todo pronóstico, es la débil viuda la que por fin es escuchada por el poderoso e injusto juez. La debilidad y fragilidad de esa pobre viuda, que solo quiere que le hagan justicia, se han visto transformadas, por la fe en sus convicciones y su insistencia en exigir justicia, en una fuerza que venció la resistencia del corrupto juez. Qué me dice, que me pide el Señor con este ejemplo? Qué encontrará en mi corazón   cuando llegue «el Hijo del Hombre»?… Si El hace esa pregunta, es porque trata de que aumentemos nuestra fe personal, nuestra confianza en nosotros mismos …y que pidamos lo que pidamos El, que es un Juez bueno y justo, siempre nos escuchará, porque todo lo nuestro le interesa, le preocupa…Su gran Misericordia no es indiferente a nuestros ruegos, a nuestros problemas y preocupaciones, está siempre atenta porque a su Persona llega la constancia la perseverancia de nuestros ruegos, nuestras peticiones, y sabemos que siempre nos dará una respuesta buena y positiva, porque El es un Juez justo y honrado, que escucha con atención a todos si nuestra fe en El es sincera.

DESDE LA MISIÓN

(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)

Es necesario orar siempre… ¿Cómo vamos a seguir a Jesús sin tener una relación con Él? Pues orar es estar con Él, escucharle, hablarle o simplemente estar. Pues para seguir y amar a alguien hay que conocerlo y ¿como vamos a conocerlo sino nos paramos a estar con Él?

El mismo Jesús realizó su misión siempre en conexión con el Padre. Especialmente en los momentos más cruciales, pero también en el día a día, Jesús se apartaba, se paraba y oraba con el Padre. Orar es lo fundamental para mantener y hacer crecer nuestra fe.

En el mundo se ven muchas injusticias que llevan a las personas a migrar y seguir sufriendo más injusticias. En la zona de frontera lo veía a diario pero me sorprendía que no desfallecían, no vivían cabizbajos… su fe los mantenía en pie, luchando día a día por salir adelante, tratando de darles a sus hijos e hijas otras oportunidades para que pudiesen salir de esa situación.

No se trata de resignación sino de no dejarse vencer, pero resulta casi incomprensible sin la fe.

A la vez, a mi me resultaba muy difícil, pero la oración me ayudaba a tratar de ir viendo pequeñas luces para no caer en el derrotismo o la impotencia y no hacer nada. La oración es la que nos mantiene, nos orienta y nos envía a vivir y anunciar la Buena Noticia, especialmente a los que más la necesitan..

Post a comment