SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on junio 23rd, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA MATERNIDAD
(mujer, casada, 4 hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

 
Cuántas veces en nuestra vida rutinaria de familia numerosa se presentan situaciones en las que sólo confiando en nuestras propias fuerzas y/o posibilidades vemos imposible la resolución de un problema y de imprevistos que alteran nuestra ya apretada planificación horaria o nuestra maltrecha y ajustada economía…Y mi primera reacción, casi autómata es agobiarme, dar vueltas a la cabeza, tratar de solucionarlo todo por mi misma…
Y se me olvida entregarte eso Señor sabiendo que me dices «Dadles vosotros de comer», vamos que lo pelee lo que quiera que sea y no me deje abandonar en el desaliento y el no hacer nada que es lo peor… sino que confíe y que crea que eres capaz de transformar exponencialmente lo que puedo hacer y que también tienes el poder de inspirarme el camino a seguir. Si de verdad tuviese fe, ¡qué paz y tranquilidad vendría a mi vida! Y no que una y otra vez vuelvo a creer en mis propias fuerzas…¡Qué paciencia Señor para conmigo!
Esta celebración del día de hoy que se visibiliza con una potente imagen a través de las procesiones y el poder de tu Palabra nos ayuden en nuestro camino hacia Ti y también a ser instrumentos «milagrosos» para los que nos rodean de tu Gracia.



DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
En este día tan grande y solemne para toda la Iglesia, quiero hacer una oración en la que resume todo lo que significa el Sacramento de la Eucaristía en mi vida.
“Gracias Jesús por quedarte con nosotros, por no ser indiferente a nuestras vidas y colmarnos con tu gracias. Quiero llevarte como el mejor tesoro del mundo y compartir mi pan con los hermanos más desfavorecidos como Tú hiciste y sigues haciendo todos los días, los que nos acercamos a comulgar y recibimos tu Cuerpo y Sangre. Sabemos y te agradecemos que te quedaras con nosotros. Gracias Señor”.


DESDE LA NOVEDAD EL TRABAJO

(hombre, joven, trabaja, pertenece a grupo cristiano de jóvenes)  
Como joven que inicia una vida laboral y va construyendo los cimientos para el futuro de su vida puede llegar a ser difícil hablar de Dios en el trabajo, más aun, en un mundo que esta cada vez más cerrado a su palabra. Pero Dios mismo da la fuerza y la valentía para hablar de Él con ejemplo y palabra, siempre y cuando sea prudente, sin que entorpezca las labores del día a día. Llevar una palabra de aliento, algo corto y sencillo que les recuerde que Dios los ama y está ahí para ellos siempre, puede ser esa luz que hace falta en la vida de quienes nos rodean.

Post a comment