SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 19th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Tengo un amigo que tiene un amigo. Este es muy religioso. Hoy me contaba que en el trabajo tiene numerosos conflictos (como cualquier otro) con compañeros, jefes, clientes y toda persona con la que se relaciona. Y como cualquier otro, se queja, protesta, se entristece, se enfada. Lo que no hace como cualquier otra persona es que siempre concluye cualquiera de estas situaciones con un tajante «cuánto me falta por convertirme». Y muchas veces, me cuenta mi amigo, la forma que tiene de afrontar esos problemas es la de orar insistentemente por su propia conversión para solucionarlos.
Lo grandioso es que quien lo conoce sabe que no le da ningún mérito, que lo hace de manera natural, con un profundo convencimiento de esto.
Amar a los otros no es echarle voluntad. Las diferencias de carácter, culturales, ideológicas y muchas más hacen que sea humanamente imposible. Espiritualmente implica la cruz, la obediencia, el profetismo, la providencia, la filiación divina, y cientos de cuestiones de fe, como para dedicarle toda una vida y no lograr gran cosa en siquiera una.
Precisamente porque amar al prójimo sólo se puede hacer desde el discipulado, desde una profunda conversión, nuestras relaciones con los hombres que nos rodean, son un termómetro infalible para medir cuánto me falta por crecer en la fe. Cuando lo logras, como dice Jesús, ya es señal de que eres discípulo.

Post a comment