SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 31st, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.
DESDE LA ENFERMEDAD

(matrimonio, 50 años casados, él enfermo, ella le cuida, pertenecen a comunidad parroquial)  
Este Evangelio no por ser tan conocido, deja de ser para mi uno de los más bonitos. En él se enmarca la Misericordia de Dios como ese Padre bueno que aunque le
fallemos montones de veces, siempre nos está esperando para abrazarnos y decirnos: “te sigo queriendo”, a pesar de nuestras limitaciones y tropiezos que tenemos en el día a día.
Desde mi experiencia se que aún fallándole , siempre lo tengo a mi lado y eso hace superarme más para devolverle tanto bueno como me da en cada momento, como esposa, madre y abuela.
También quiero hacer una pequeña mención a mi madre que como ese Dios, aunque físicamente ya no la tengo, pero la siento, sé que me sigue ayudando y protegiendo como siempre lo hizo.
.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Es difícil de ver, pero cada hermano de la historia es un impulso existencial que tenemos arraigado muy profundamente.
El primero es el de vivir sin padre. Disfrutar de lo que tenemos sin reconocer a su dueño. Manejar como asunto nuestro la familia, el trabajo, nuestra salud, nuestro dinero, nuestro tiempo. Dios estorba, y el prójimo más.
El segundo es cuando bajamos la cerviz, nos arremangamos y nos ponemos a construir el reino. Pero seguimos sin padre. Lo convertimos en jefe. Un jefe injusto que nos hace trabajar duramente mientras otros disfrutan de una vida más relajada.
La historia queda inconclusa porque se resuelve en cada corazón. ¡Qué difícil es la actitud de hijo! Disfrutar del mundo como prestado, trabajar en el reino como propio
.

Post a comment