SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on febrero 24th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA JMJ 2019

(hombre, joven, trabaja, pertenece a grupo cristiano de jóvenes, participa en JMJ Panamá 2019)  
Ha pasado un mes ya de la experiencia JMJ, y aún se mantienen latentes en mi memoria todas aquellas experiencias de fe compartidas con hermanos de otros países y culturas. Poder allí profesar la fe era bastante sencillo, estábamos rodeados de personas que creen en lo mismo que nosotros, y que sienten el mismo amor que nosotros sentimos hacia Cristo, creer y aplicar la palabra era más fácil. Al volver, las cosas se tornan un poco diferente, ya no todas las personas viven el amor de Dios con la misma intensidad, y comienzan a aparecer personas que no lo comparten con nosotros, que piensan diferente, el señor nos dice que es ahí en esas situaciones en las que debemos ser verdaderos hijos de Dios. Es fácil amar al que te ama, pero amar a aquel quien se pone en tu camino como piedra de tropiezo es mucho más difícil.

El señor nos da la fuerza para poder actuar de acorde a su voluntad, pero debemos poner de nuestra parte para lograrlo, ayudados de Él, pero extendiendo la mano, si no le extendemos la mano a Dios, Él no podrá ayudarnos. No importa de quién se trate, siempre debemos hacer el bien, no porque el señor nos diga que lo hagamos, o por alguna recompensa que nos tenga guardada, sino por amor. Porque sin el amor, todo queda vacío, sin el amor nos terminamos cansando, pues es el amor el combustible que nos mantiene en movimiento. Amen sin importar a quien, traten a los demás como quieren que los traten, pero sin esperar nada a cambio, de eso se trata el amor. Cuando damos todo de nosotros a aquel que sabemos que no nos puede devolver nada es cuando somos capaces de amar a plenitud. Luego dirá San Pablo en una de sus cartas “…El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.”, así es como debemos ser con todos los demás.


DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

La regla de oro en todas la religiones es tratar al otro como queremos que nos traten a nosotros. ¿Qué tiene de original esta enseñanza?
Lo original es su motivación. El cristiano es bueno no por una ley universal de retorno de nuestras acciones, no esperando la recompensa, ni siquiera como forma correcta de convivir en sociedad, sino que busca la imitación de un modelo: Jesús.
No es ser buenos, sino ser buenos como Dios lo es. Porque nuestra capacidad de amar está limitada por nuestros propios límites.
Y esto introduce una particularidad esencial a la regla de oro: no se puede ser bueno desde nuestras fuerzas. Sólo mirando continuamente el modelo, y confiando contra viento y marea en que este es el correcto y no el nuestro, se puede llegar a amar plenamente.
El trabajo es particularmente un sitio donde todo depende de nosotros. Hay que levantar la vista con humildad para elevar los modos, si no, estamos perdidos.

Post a comment