SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on febrero 17th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA JMJ 2019

(hombre, joven, trabaja, pertenece a grupo cristiano de jóvenes, participa en JMJ Panamá 2019)  
De regreso a nuestra realidad del viaje JMJ volvemos con fuego encendido y con ganas de encenderlo en los demás, queremos hacer misión. En las bienaventuranzas, el señor nos da pautas de como debe ser nuestra actitud para con los demás. Debemos ser pobres de corazón, cuando logramos desprendernos de todo y nos hacemos realmente pobres es entonces cuando se llena nuestro corazón de Dios, y somos felices. Debemos tener hambre y sed de Dios para ser saciados. Cuando pongamos en marcha nuestra misión no nos debemos desanimar cuando aparezcan personas que nos quieran criticar, excluir e infamar, en esos momentos ponemos nuestra fe en Dios, sabiendo que lo que hacemos es lo correcto.
Debemos de cuidarnos de todo sentimiento de soberbia y avaricia, porque cuando nos creemos grandes es cuando somos más pequeños. Dar todo honor y toda honra a Dios y cumplir con nuestra misión debe ser nuestra prioridad. La clave está en la humildad y la obediencia, confiar en Dios siempre, es de este modo en que lograremos que su voluntad se haga realidad.


DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Hoy me encontré con una amiga y nos pusimos al día en cómo nos iba en nuestros trabajos. Ambos habíamos pasado por problemas laborales (ella mucho más serios) por cuestiones morales o éticas. Mi hijo, que me acompañaba, escuchó atento la conversación y me disparó con esta pregunta al volver a casa: “¿Cómo te pueden castigar por ser bueno?”.
Desde hace más de 350 millones de años todo ser vivo lucha por trepar en la jerarquía de su especie, para participar de ese pequeño porcentaje que tiene los mejores alimentos, el mayor respeto, el acceso a las mejores hembras o machos, las mayores comodidades y la mayor seguridad. El hombre no es una excepción. La desigualdad es un mecanismo evolutivo para mejorar la especie de generación en generación.
La revolución que propone Jesús al presentarnos nuestra filiación divina (y por tanto la fraternidad universal) es de lo más antinatural. Por lógica, en la jungla económico-laboral es garantía de no acabar muy arriba en el escalafón.
Jesús nos libera de esta dolorosa dinámica y nos abre la puerta a la verdadera felicidad superando las inercias de nuestra naturaleza por Amor. Pero es una lucha titánica, porque no podemos huir de lo que somos, y nuestra naturaleza nos hará estremecer cada día de nuestra vida.que pasemos alejados de esta carrera hacia el éxito.

Post a comment