SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on febrero 10th, 2019 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(matrimonio, padres de dos niños, trabajan ambos, pertenecen a comunidad cristiana)  

 

Una de nuestras madres cumple 80 años. No sin dificultades, ya que quedó viuda muy joven, al cuidado de cuatro hijos, más dos sobrinas a las que adoptó por el fallecimiento de un hermano, sacó adelante a todos, con tesón, con confianza, pero sobre todo con mucho amor. Nos hemos reunido todos para hacernos una foto, la familia ha crecido mucho, ya no son cuatro hijos, son más, porque hay otros hijos que comparten la vida y forman parte de esta familia, también hay nietos y a su vez, estos nietos también llegan con las personas con las que comparten un proyecto común de vida. Viendo la foto de toda la familia y viendo la cantidad de personas a las que, gracias a Dios, invitaremos para celebrar la fiesta de cumpleaños, descubrimos que, aunque una vez se pasó la noche bregando y no consiguió nada, todo lo contrario, sufrió dolor y numerosas dificultades; sin embargo, con la confianza en que Dios saldría en su ayuda, siguió bregando, remó mar adentro y esta familia, que ahora se reúne, rebosa de “peces”, rebosa de cariño, rebosa de esperanza, de vida. Que sigamos confiando en el Señor y, siguiendo el testimonio de esta madre luchadora, no seamos incrédulos como Simón Pedro y echemos redes, sigamos bregando y nadando mar adentro, con la esperanza de que Dios dará fruto abundante a nuestra familia.

DESDE LA JMJ 2019

(hombre, joven, trabaja, pertenece a grupo cristiano de jóvenes, participa en JMJ Panamá 2019)  

A la hora de realizar la obra de Dios, la misión que Él pide que desarrollemos, es muy importante tener siempre la fe puesta en el Señor. Realizar la peregrinación a Panamá no fue nada fácil, fue a costo de mucho sacrificio y esfuerzo. Incluso, varios compañeros tuvieron que quedarse en el camino. Sin embargo, el Señor nos dice que sigamos a delante, que no nos rindamos, y por la fe le contestamos «Aquí estoy Señor, para hacer tal como tú dices», y es solo cuando confiamos ciegamente en el Señor, y hacemos lo que nos pide sin dudar, que ocurren todos los milagros. Pudimos vivir de esta gran experiencia con jóvenes de todo el mundo, y volvemos cambiados, dispuestos a seguir cumpliendo la misión que Él nos manda, y convertidos pues en nuevos pescadores de hombres.

DESDE EL TRABAJO

(hombre, casado, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento eclesial)

Este es el Evangelio de la crisis de los 40, de los 50, o de los 30 de Pedro en el pasaje. Esa que llega cuando ya eres veterano. Ya tienes formación y experiencia. Ya has tenido tus éxitos y tus fracasos. Ya tienes una carrera profesional, un currículum, un nombre.
Y de repente te aplasta la sensación de que hay un sueño que no has cumplido, una barca vacía. Miras hacia atrás y te remuerde la conciencia lo que has sacrificado para llegar ahí. ¿Merecía la pena dar tanto por tan poco?. Quieres volver a vibrar como en tus mejores años, pero ni comprando una moto, ni con mil noches de fiesta lo consigues. Los años de marcar el rumbo de tu vida ya pasaron y ahora te sientes mayor, encerrado en lo cotidiano y a la deriva de lo que simplemente ha sido posible. Y ahora, ¡por fin!, has parado, y puedes observar cómo Jesús sube a tu barca y empieza a darte instrucciones. Y tu le explicas que ya estás de vuelta de todo, y muy mayor para empezar la brega.
Pero si fueras santo como San Pedro, llegado este punto olvidarías todo. Lo que has llegado a ser con tanto esfuerzo y lo acumulado en esta media y limitada vida. Te fiarías de su palabra para volver a hacer las cosas, pero esta vez pescando otras piezas, Y te verías, temeroso, dejándolo todo detrás de una incertidumbre que trae una pequeña certeza: que tu alma no volverá a pasar hambre.

Post a comment