SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 18th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LOS INMIGRANTES Y REFUGIADOS

(hombre, casado, cuatro hijos, trabaja, voluntario en campo de trabajo con refugiados, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Se nos exhorta en esta palabra a estar “pendientes”, no por medio de centrar nuestra atención en todo aquello que huela a juicio final, sino por medio de la entrega y el amor al prójimo sin medida. Sin duda, la atención que nuestro Padre nos pide va mucho más allá de centrarnos en fenómenos atmosféricos, esa atención que nos pide está más vinculada con no abandonar a nuestros hermanos por ninguna condición de raza u origen que tengan, y además, seguro que dentro de esta exigencia, tiene una mayor necesidad de sentir que nosotros, sus hijos, somos su voz y sus manos en la tierra para denunciar las injusticias y trabajar por un entorno más justo. Convivir con los excluidos de nuestro tiempo, con la plaga que amenaza con convertir a la raza humana en el ser vivo mas insolidario del planeta, no solo porque deja morir al prójimo, sino porque se esfuerza en deshumanizar una existencia que ya es inhumana de origen, aumentará nuestro estado de alerta, tener una opción de Fe por los que sufren nos posicionará más cerca de Dios sin tan siquiera pensar en ello.
Hoy en día, por suerte o por desgracia, se nos presentan demasiado constantemente ocasiones para el amor, no hay excusas, no perdamos el tiempo adivinando el día del juicio final, vivamos de tal forma para que ese día en el que seremos juzgados por el amor, se parezca lo más posible a un día de playa o de campo, que la llegada de este momento nos preocupe tanto como el amanecer o el ocaso. No dejemos pasar de largo las oportunidades que se nos presentan para querer a quien nadie quiere, para valorar a quien nadie valora, para acompañar a quien nadie acompaña. Este espíritu será el que nos mantenga alerta ante lo que se avecine, y sobre todo, el que convertirá la dureza del último día en un encuentro amoroso con el Padre, en un apacible ratito de siesta veraniega.



DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

(mujer, casada, dos hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

 

Preciosa lectura la de este domingo, aunque qué difícil para leerla, orarla y vivirla en familia. Al principio da miedo. Lo que deseas siempre es el bienestar de las personas que forman parte de los tuyos y el bienestar para todos. No deseas que caigan las estrellas, o que los astros se tambaleen, suena a tragedia, a sufrimiento. Pero dentro del dolor, existe la esperanza, la fe: vendrá el Hijo del Hombre. Es un consuelo saber que pase lo que pase, Dios siempre permanece. En los momentos en los que algo vaya mal, enfermedad grave, problemas familiares, o cualquier otra cuestión que tambalee nuestra vida familiar, sabemos como familia cristiana, como matrimonio de creyentes, que debemos poner nuestra confianza en el Señor, sabiendo que Él está cerca, que vendrá a nosotros grande y majestuoso. Siempre Él, pase lo que pase.. 

Post a comment