ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 13th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
La Resurrección del Señor y la Ascensión, son por antonomasia los dos grandes episodios del evangelio de exaltación de Jesús crucificado, y así debemos darle la importancia que merece. La mayor prueba de Amor que tuvo Dios-Padre para con nosotros fue entregar a su propio Hijo para que, sabiéndolo, sufriera, padeciera, se abajara a lo más humilde de la condición humana, sintiera el dolor, el frio, el hambre, las tentaciones, fuera lo más despreciado y humillado y finalmente, diera la vida por nosotros, clavado en una cruz, como si fuera un bandido. ¡Qué triste si hubiera terminado todo así…!
Es de justicia reconocer que Dios-Padre tenía que recompensar a “tan buen Hijo” que cumplió, a pesar de todos y de todo con su voluntad. La recompensa justa fue la resurrección y la ascensión para estar de vuelta sentado junto al Padre.
Nos lo dejó 40 dias más, después de la resurrección, entre nosotros, ¡menos mal…!, para que nos diera un poco de tiempo para, como sabía que eramos un poco ceporros, explicarnos las escrituras, quitarnos los miedos, hacer que creyeramos que no era un  fantasma, darnos sus últimos avisos…(“amaos como yo os he amado, la medida del amor…”).
Y llega el momento de irse, ¿por qué, para qué? Yo siempre pongo el mismo ejemplo, de la mano de nuestros padres no podemos ir siempre, si no, ¿cómo maduraríamos, cómo nos enfrentaríamos a los problemas del mundo?
A mí lo único que me queda claro es que el Señor me quiere muchísimo, me quiere aunque por mi tozudez, llegue a no ser buena persona, aunque no haga caso de “sus avisos”… Sé que si cumplo su Palabra, voy a tener plenitud de vida, si no, seré un desgraciado siempre.
Las cosas malas de la vida, enfermedades, problemas,… Vendrán, no mandadas por Él, como dice alguna gente, Dios no nos desea nada malo, pero sí tengo la seguridad de que tengo y tendré una mano a la que agarrarme, la suya, por que me acompañará dandome fuerza en esos momentos…llámalo Espíritu Santo.
También es un día para no pararse a mirar el cielo, las nubes,… Es un día para reactivarse, para ponerse manos a la obra, amar, curar, anunciar..¡Dímelo andando y no te quedes embobao…!

Post a comment