SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on abril 29th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE EL TRABAJO
(hombre, soltero, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

A veces me resulta difícil ser constante, mantener mis convicciones y mis principios. Se requiere mucho esfuerzo y mucha constancia, y yo a veces estoy muy cansado. En esos momentos es fácil aceptar la decisión más sencilla, la que menos me complique la vida. Esto pasa en mi vida personal y también en mi vida laboral. Es cierto que no puedo estar continuamente planteando objeciones y pegas a todas las cosas, pero tampoco puedo aceptar todo lo que me proponen. Este texto del Evangelio me dice que si quiero dar fruto he de estar unido a Dios. Unido a Dios y unido a mis hermanos. Qué difícil es vivir hoy en día la fe en la individualidad, en la soledad. Qué fácil es que en este caso la sociedad te absorba y no queden nada de tus buenas intenciones de tus principios. Unidos a la vid, estando unido a Dios y al resto de los sarmientos (a muchos hermanos nuestros) es como daremos fruto. Si intento hacer la guerra por mi cuenta, seré derrotado.

DESDE EL TRABAJO POR LA JUSTICIA

(hombre, casado, dos hijas, trabaja, activista de “Justicia y Paz e Integridad de la Creación”, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Jesús mismo es una vid esparcida frondosamente a lo largo de la historia de la humanidad. Sólo cuando reconozco esta adhesión a Jesús y su proyecto del Reino, asumiendo el don de anuncio y proclamación de estos valores fundamentales del cristianismo, como son: justicia, libertad, dignidad, fraternidad, esperanza, etc., voy haciendo que ésta vid sea verdadera y auténtica. Hoy puedo reconocerte en medio de la gente con diferentes rostros, rostro del minero explotado que ha perdido hasta su familia, en el rostro del indocumentado que ha dejado su patria y sus hijos, rostro de la prostituta que es obligada por un sistema cada vez más excluyente, rostro del desempleado que te pide con gratitud conseguir un trabajo, rostro de un negro que pide ser aceptado tal como es siendo de otra raza víctima de racismo.
Te pido mi amigo Jesús que animes a seguir pidiendo lo correcto. No dejar de verte en todos estos rostros que nos hace ser de una misma vid, una familia, una humanidad consciente.

Post a comment