SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on marzo 11th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE UNA ESPIRITUALIDAD CUARESMAL EN LA VIDA COTIDIANA
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Este tiempo de cuaresma me brinda la oportunidad de seguir reflexionando cuánto de luz y cuánto de sombras hay en mí, pero si no lo tengo claro todavía además de en la Palabra puedo participar de la celebración penitencial de la próxima semana en mi parroquia.
Este tiempo es un momento propicio para sentir mis limitaciones humanas; hoy no llego a todo y acabo de sembrar discordia en mi casa por culpa de otro plan imprevisto de última hora, pero Jesús me habla como a Nicodemo y me hace ver que cuando llegue a casa tendré que pedir perdón a mi mujer, ya que ahora a la luz de su Palabra puedo reconocer mi limitación a la hora de amar. Quizás tengo que acercarme más a la luz, continuar con los ratos de oración, de silencio…
Pero si me veo denunciado por la Palabra, también vivo reconfortado por ella porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para salvarme a mí. Tengo esa experiencia de vida y el viernes pasado se me brindó la oportunidad de recordarlo de nuevo en el Via-Crucis parroquial, cuánta riqueza y amor que el Señor ha derrochado para conmigo, qué maravillosa historia de salvación que ha transformado mi vida y poder haberla compartido con mi familia y comunidad, un lujo.
Por lo tanto, os animo a aprovechar todos los medios que vamos a tener (celebraciones penitenciales, via crucis, charlas cuaresmales, exposiciones del santísimo,…). Vivámosla como una auténtica oportunidad de conversión y no otra actividad parroquial más.


UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

Resuenan en mí estas dos frases: ”…porque sus obras eran malas” y “En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la Luz”. Siento que Jesús me las dice a mí, que igual que Nicodemo necesito de su explicación. Hablar de la vida eterna, de la fe o del juicio pudiera parecer algo muy etéreo o inconcreto. Sin embargo, Jesús explica a Nicodemo que con las obras buenas o las malas cada uno nos vamos definiendo.
Nicodemo era rico, sabio, fariseo… Sabía entender las escrituras. Pero Jesús le abre a una nueva realidad, y le anticipa la crucifixión (“ser levantado”) y la importancia de concretar su Fe en las obras. No importa el linaje, las riquezas o la sabiduría. Lo relevante es reconocer en Jesús al Hijo de Dios, y las obras.
Si reconozco a Jesús como Hijo de Dios, ¿cómo no afectará eso en mis obras, al modo de compartir, de entender los bienes y la naturaleza? ¿Cómo son mis obras: buenas, malas, inexistentes…? ¿Cómo utilizo mis bienes, mis dones? ¿Estaré confiado en que sé las escrituras y por ello no cuido mis obras?
Señor, enséñame, como a Nicodemo. Señor, habla conmigo como con Nicodemo. Señor, ayúdame a realizar la verdad. Señor, que te sepa reconocer siempre como Hijo de Dios.

Post a comment