SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on febrero 25th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE UNA ESPIRITUALIDAD CUARESMAL EN LA VIDA COTIDIANA
(hombre, casado, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Qué apasionante la cuaresma que me regala el Señor, no estoy sólo y enseguida que hago silencio, descubro qué me tienta, cuáles son mis defectos,…transcurre la rutina de mis días, trabajo, correcciones, hacer la compra y comida, pasar la mopa, ayudar y organizar los estudios, deberes y actividades de los niños, hacer de chófer, preparar la reunión de la comunidad… pero….  sigo orando y de repente descubro que es el Señor quién me regala ese rato a solas con Él (hace poco en la eucaristía entre semana) estoy con mi esposa (somos dos) como en la lectura, ¡qué a gusto estamos! y esa realidad que a veces nos absorbe, se transfigura, se hace nueva, escuchas con mayor claridad esa Palabra del Señor, que te anima a bajar de la montaña, a llegar a casa y verlo todo con aires nuevos, a sentirte útil en esas pequeñas entregas que forman parte de tu vida porque ahora yo también me siento hijo amado.
Y mientras mi mejor ánimo, nuevas actitudes, mayor paciencia, cercanía contagian también a los que me rodean.
Vivamos esta cuaresma dejándonos guiar por el Señor, subamos las montañas y los caminos cuesta arriba que se nos presentan, que con Él al lado podemos cambiar nuestra realidad.


UNA ECONOMÍA DESDE EL EVANGELIO
(hombre, casado, dos hijos, trabaja y es empresario, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

En esta escena de la transfiguración Jesús muestra su plenitud divina: rodeado de los profetas y acompañado de sus discípulos (la Iglesia), en lo alto de la montaña (el lugar del encuentro con Dios), y acompañado del Padre (“Este es mi hijo amado”). ¿Alguien en semejantes circunstancias podría dudar de la condición divina de Jesús? Y sin embargo, los discípulos se muestran “asustados” y desconcertados, porque “discutían entre ellos que querría decir aquello de resucitar entre los muertos”.
Este texto me ayuda a iluminar algunas realidades del uso del dinero en mi vida cotidiana. No sé si te ha pasado lo que me sucede a mí en algunas ocasiones… La teoría está clara: compartir el dinero, ser generoso, ser austero, no dejar que el “Dios dinero” sustituya al “Dios Amor”… En la medida en que avanzo en estas actitudes evangélicas me iré acercando a la montaña de la transfiguración, porque sé que me iré uniendo a la Iglesia, sé que me estaré acercando al lugar del encuentro con Dios, y sé que Dios me irá acompañando diciendo “Este es mi hijo amado”.
Y sin embargo, como los discípulos, en ocasiones me siento “asustado” y en otras desconcertado, perdido en “discusiones” intentando racionalizar algo que es un misterio.
Pidamos a Dios que nos vayamos entrenando en desprendimiento, sencillez y fraternidad en el uso del dinero en el día a día. Pidamos que ello nos una a la Iglesia, que nos ayude a llegar al encuentro con Dios y que en esas actitudes sintamos a Dios diciendo “Este es mi hijo amado”… Y entonces, aunque pocos lo entiendan, podremos decir “¡Qué bien se está aquí!”.

Post a comment