ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on febrero 4th, 2018 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Varias cosas nos puede enseñar este pasaje para ponerlas en práctica nuestras vidas:

1.- Ponerse el mono de trabajo cada día:
La imagen de un Mesías “perdiendo el tiempo” en minucias…no les cuadraba a algunos. Sin embargo, Jesús no llega con un escudo antipersonas, no es inmune al dolor ajeno, es capaz de conmoverse, de sufrir con el dolor ajeno. Su naturaleza humana-divina le obliga a “arremangarse”, a atender a cada persona concretamente, a hacerse uno con su dolor, esto es, sufrir con el que sufre e intentar remediarlo. Ese momento presente dedicado a cada prójimo es lo más importante, es el servicio al otro lo que le lleva a curar, a aliviar su dolor, a tocar y devolver la dignidad. ¿Seremos nosotros capaces de tener esa capacidad de escucha, de atención personalizada, de dedicarle el tiempo a cada uno, de que ese momento sea el más preciado para cada prójimo en concreto…?

2.- Orar para no sucumbir ante el aplauso:
¡Qué fácil es caer en las redes del apláuso o la fama!  Jesús tenía también sus “palmeros”, algunos de ellos incluso con intenciones ocultas… La gente se agolpaba en la calle, querían ver cómo hacía sus milagros, era para sentise a gusto, además era su gente, los de Galilea, donde podían sentirse orgullosos su madre, su familia. Con todo esto es muy fácil perder el Norte.
Jesús busca su espacio, se retira a orar, a escuchar la voz del Padre. Es necesario discernir y descubrir la voluntad de Dios para cada etapa de la vida. A veces es un redescubrir, porque la misión podemos haberla discernido en un momento dado, pero es necesario orar para no perder el rumbo ante los agentes externos que nos puedan distraer.

3.- El amor es universal:
Su misión no queda entre los suyos, sabe que es tan grande lo que tiene que anunciar que el corazón le impele a “incendiar” más lugares. No nos quedemos en lo poco, o en la localidad, Dios nos llama a grandes cosas!!

4.- Jesús nos cura para servir:
Como la suegra de Pedro, al sentirse curada, no se queda parada, enseguida le pide el cuerpo servir, adquiere un cambio drástico en su vida, el encuentro con el Señor no deja a nadie indiferente si  llega al corazón. Distintos son esos encuentros basados en la parafernalia, en la superficialidad, en lo bonito y puntual… Si el encuentro es verdadero, ¡amigo, se tiene que notar en un cambio de vida, si no, tan sólo han sido “fuegos artificiales”, que poco tienen que ver con el Señor, seguro!

 

Post a comment