SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on enero 14th, 2018 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA QUE RENACE
(mujer, casada, una hija, su marido trabaja, vive en país asolado por una catástrofe natural, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

¿Qué buscaís? preguntó Jesús a los dos discípulos que le seguían. Jesús me hace esa pregunta en este momento de mi vida luego de casi cuatro meses, para ser exacta, 113 días de pasar el huracán por mi Tierra. Mi respuesta es: busco tu luz en este momento donde la oscuridad nos incomoda, nos cansa, nos desanima. Busco tu consuelo, tu guía, tu sustento, tu apoyo, tu perseverancia, tus fuerzas y tu disposición para amar siempre. Busco todo lo que me ayude a vivir en plenitud y esto lo encuentro a través de la lectura orante de la Palabra en comunidad pequeña, del testimonio de mis queridos hermanos que aclaran y me ayudan a ver diferentes puntos de vista de su significado en nuestras vidas aún viviendo en la “oscuridad” circustancial que nos dejó el huracán. También por medio de la compañia de mi esposo y el diálogo con mi familia. Aún permanecemos  sin energía eléctrica en muchas de las áreas donde vivo pero continúo empeñada en seguir a Jesús intentando vivir según su voluntad aún en medio de la penumbra. Rezo para que siempre tenga las fuerzas para seguirlo sin importar la dureza que pueda experimentar en ciertos momentos y le pido me permita continuar caminando esperanzada. 

DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA
(hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro acivo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)  

Lo que de verdad busca la gente no son teorías sino testigos, personas que por su vida testimonian y trasparentan lo que son, lo que creen y viven. Así, los discípulos, a la pregunta de Jesús “qué buscáis” responden con la pregunta “dónde vives”, es decir, qué haces, como vives, de quien te rodeas, etc. Siguieron a Jesús pues se sintieron atraídos por como vivía. Así nuestra vida también debe ser puro testimonio en nuestras sociedades. Esto es particularmente importante en la parcela económica, que siempre hemos considerado privada, pero que tiene unas repercusiones sociales enormes. Nuestras opciones de consumo tienen más poder hoy día que nuestro voto. Qué nivel de consumo tenemos, qué compramos, donde, a qué empresas, donde ponemos nuestros ahorros o nóminas, etc, marcan nuestras vidas y hacen que las sociedad tenga determinada orientación. Si todo nuestro consumo fuera austero, alternativo, justo, social, ético – y hay alternativas reales en todas las facetas económicas- ayudaríamos a crecer significativamente a la “economía social y transformadora” y daríamos testimonio de que la economía debe estar centrada en la persona, no debe caer en la codicia sino que debe ser solidaria, justa y humana. En nuestras manos está.

Post a comment