SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on diciembre 18th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA QUE RENACE
(mujer, casada, una hija, su marido trabaja, vive en país asolado por una catástrofe natural, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Ser “testigo de la luz”… En estos últimos casi tres meses el tema de la “luz” o energía eléctrica se ha convertido en el principal foco de atención y preocupación para los ciudadanos de mi país luego del devastador paso de un huracán categoría 4. En estos tiempos en que muchos pueblos de mi Isla aún no tenemos el servicio de energía eléctrica “luz”, busco constantemente en los sucesos del cotidiano luces que iluminen y aumenten mi esperanza y a su vez poder compartir con las personas y hermanos con quienes convivo, mi fe y la manera en que voy experimentando la companía de nuestro Padre Dios en este caminar sin “luz”. Resulta muy difícil gritar “tengan esperanza” ante una voz que te habla con mucho pesar que a tres meses del paso de esta gran tempestad no tiene el servicio de “agua” ni “luz” y que no quiere volver a su casa porque le da mucha tristeza y deseos de llorar.                                                    Ser testigos de la luz entonces se traduce en convertirme en persona que escucha, que acompaña, que ayuda a llevar esta carga diaria de las complicaciones y dificultades que conlleva el no contar con estos servicios. Es alertar a mis hermanos que en los primeros rayos del día, ahí está nuestro Dios, que nos devuelve la luz, la esperanza y la fe. Que nos fijemos entonces en lo que sí tenemos; en las cosas buenas que aún nos quedan y que siempre habrán posibilidades. Es importante escuchar la voz de Juan en estos momentos de nuestra vida y que podamos con la fuerza del Espíritu Santo allanar nuestros miedos, descontentos, desánimos y desajustes que nos ha causado este terrible evento atmosférico en nuestras vidas. Y esto lo voy logrando al comenzar el día con la escucha de su Palabra y luego intentando llevarla a la acción. La llegada del Señor se acerca y rezo por ser testigo para los demás de lo que este sentido de confianza en el cuidado y protección de parte de Dios nos mantendrâ de pie y caminando día a día y también noche a noche.


DESDE LO PEQUEÑO
(mujer, casada, trabaja como maestra, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

En este tercer domingo de adviento nos encontramos este Evangelio en el que puede parecer que Juan es el protagonista de la historia. Pero si miramos con más detenimiento nos damos cuenta que Jesús está en lo oculto, en el trasfondo de este pasaje. El protagonista no es Juan sino lo que el está diciendo: “Allanad el camino al Señor”.
Los niños son fantásticos observadores de pequeños detalles que a los mayores se nos escapan. Miran con ojos mas auténticos y ven la esencia de las personas traspasando la piel.
El año pasado yo tenía en la escuela un grupo de niños de seis años, ellos nos hubieran explicado este pasaje con su ejemplo y testimonio de una manera clara. Todos los días me recordaban qué era lo importante del dia. Y no era el leer, el sumar… era el ser PERSONA, el AYUDARSE, el COMPRENDERSE, el ACEPTARSE, el AMARSE… claros mensajes de la venida del Señor a nuestras vidas. Claro, si nos centramos en allanad nuestro corazón para dejarlo entrar. Seamos como “mis niños”, preparémonos para aprender lo realmente importante. Hagámosle caso a Juan.

Post a comment