SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 26th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Nos inquieta esta lectura, pero no porque nos de miedo, sino porque es clara y nos ilumina todas las zonas oscuras que tenemos en nuestras incoherentes vidas como cristianos, como familia.
Una de nuestras madres siempre decía que la ventaja es del más pequeño, es decir, que en una familia, siempre se trata de proteger, cuidar con más celo, al que más lo necesita, al anciano, al  enfermo, al niño pequeño, totalmente dependiente de los padres, a la persona más débil, por las circunstancias que fueran.
En toda familia, siempre se ha tenido seguro noches en hospital, tiempos amargos en urgencias, (ya sean más o menos graves), dar de comer a nuestros mayores cuando se les cae la baba, limpiarles en el baño, o sufrir las ausencias. Y esto, que es tan fácil vivirlo en familia, y que tendría que ser iglesia doméstica y vivirlo también en el resto de la sociedad, sin embargo, no somos igual de coherentes entre los más pobres que no conocemos.
Es cierto que lo intentamos, está claro que lo proclamamos, es un estilo de vida, que aunque no lo logremos, lo tenemos muy presente en nuestra familia y seguimos trabajando duramente en poner en el centro a los pobres, a los humildes, a los necesitados. Pedimos a Dios que cuide de nuestros más pequeños, (padres ancianos, abuelos, niños pequeños, enfermos), en nuestra familia y en cualquier lugar y circunstancia.


DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto ¡lo sentí tan cercano y real!. Donde estoy antes había un comedor para niños y niñas, sobre todo migrantes. El año pasado se cerró, pues en las escuelas les dan la comida, así que se luchó para que entrasen en ellas.
Pero este año, ante el aumento de demanda, no todos pudieron entran. Me dolió mucho y me he enfadado con esta situación. Y justo, este texto me iluminó: prepáralos tú para que no pierdan un año de escolaridad y así les sea más fácil la inserción en la escuela el año que viene. Además del pan material, también necesitan educación, sino no van a tener un crecimiento integral.
Y ¿qué decir del dar de beber al sediento? muchos de estos niños y niñas pasan por delante de mi casa todos los días a por agua (no tienen en sus casas), muchas veces me piden agua para beber pero me he dado cuenta que no solo es para calmar su sed, es también para que les preste atención, converse y juegue con ellos.
¿Y los enfermos? La mayoría personas muy mayores, algunas no tienen muchas ganas de charla, simplemente agradecen el que se les haya ido a visitar, que se le tenga en cuenta, que se le dignifique.
No podemos amar a Cristo en lo abstracto, son las personas las que nos lo hacen sentir cerca, las que nos inspiran a amarlo, las que nos hacen ver que Él está en ellos y ellas, en su realidad…

Post a comment