SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 19th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Cada uno de los miembros de esta familia, tiene alguna cosa que le hace especial. Siempre hemos apostado porque el mayor de los talentos que podemos ofrecer a los demás, es ser respetuosos, con todos, es ser cariñosos para con los demás. Al menos lo hemos intentado.
Qué orgullo sentimos cuando dicen que nuestros hijos son personas buenas y comprometidas, respetuosas y generosas, eso es una bendición de Dios, aunque no somos perfectos, son unos adolescentes de lo más normal. Pero los talentos, sean cuales sean, es para ponerlos a disposición de los demás. Es verdad que eligen según lo que les gusta, según lo que se les da bien, ya sean en sus hobbies o en sus estudios, pero siempre, que tengan claro dos cosas: Todo lo que tienen les viene de Dios, es una gracia que Dios les concede, y como tal gracia, hemos de ponerla a disposición de los demás, del equipo, de la clase, de la familia, de los amigos, de la sociedad, ya sea aportar lo mejor que tienen en un partido de fútbol, o colaborar con la convivencia en clase. No seamos mezquinos, busquemos siempre el bien común, el Reino de Dios, con todo lo que Él nos ha concedido. Formémonos, cuidemos nuestras posibilidades, demos siempre lo mejor de cada uno, implicándonos siempre con las personas, nos gustaría como padres,  que nuestros hijos, no estén encerrados en sí mismos, sino dándose a los demás. Con la ayuda de Dios, intentaremos darles testimonio y poner nuestros talentos a trabajar.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

“Los dejó encargado de sus bienes” El Señor confía en mi, me dio talentos no para mi, sino para ponerlos al servicio del Reino, concretamente al servicio de los más pobres. Al ponerlos al servicio se desarrollan más y una va descubriendo otros nuevos.
No hace mucho, reflexionaba este texto con un grupo de jóvenes de una comunidad rural. Algunos decían que les costaba reconocer los talentos que tenían, pero al dialogar sobre ello se fueron dando cuenta que sí tenían. La dificultad estaba en pensar en grandes talentos o talentos importantes.
Lo mejor es que una vez cada uno dijo uno de sus talentos, se decidió juntarlos todos y así hacer una serie de actividades con los niños y niñas de su misma comunidad para la Navidad.
Dios no mira si son pocos o pequeños los talentos que tenemos, lo que importa es ponerlos al servicio de los demás. A veces pequeños gestos logran grandes obras.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió, dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de San Mateo 25,14-30 me da una amonestación. ¿Qué hago con el talento que Dios me ha dado? Tengo que decir que me siento comprometida con ganar almas para Cristo, la sociedad en donde vivimos ofrece tantas distracciones, en especial a nuestros jovenes. Este mensaje me recuerda lo que debo hacer y lo que no. Que es agradable a Dios y que no es. Reconozco que tengo el talento de la música y te puedo decir que siempre lo he puesto al servicio de la iglesia, es mi norte colaborar con la celebración Eucarística domingo tras domingo aunque haya pasado por mi tratamiento de quimioterapia, el domingo para mi es sagrado. También me toca de cerca si de alguna manera u otra me quedo quieta, por el cansancio, por la falta de movilidad y no hago más por aquellos que me necesitan.

Post a comment