DESDE LA CIENCIA

Posted on octubre 10th, 2008 in > DESDE LA CIENCIA by admin

(matrimonio,trabajan ambos, pertenecen a grupo cristiano)

A nosotros nos gusta tener las cosas claras. Queremos tener bien fijo el camino de cómo debemos actuar. Queremos una explicación de cómo es el mundo y cómo funciona. Los cristianos católicos tenemos la Biblia y el magisterio de la Iglesia a lo largo de nada más y menos que 20 siglos como “asidero” donde cogernos. Pero actuaciones intachables, absolutamente de bien en el pasado, son hoy en día denostadas, y al contrario. “Verdades absolutas e inquebrantables” se han visto después negadas. Con la Biblia en la mano, por ejemplo se ha llegado a defender que la Tierra tiene algo más de 6000 años; desde nuestra Iglesia que se ha luchado por implantar una “teocracia” con el Papa como monarca absoluto, se ha permitido la esclavitud de facto, se ha guerreado o se ha torturado cruelmente por pensar diferente durante muchísimo tiempo. “Errores” tan obvios hoy para nosotros, no lo fueron en absoluto para los cristianos del pasado, entre ellos, grandísimos santos a los que seguimos intentando imitar hoy en día. ¿No estaremos cometiendo hoy otros errores y en un tiempo futuro se “condenará” también a la Iglesia, a los cristianos de nuestra generación? Puede parecer que estoy defendiendo el “relativismo” que con tanta fuerza es combatido por nuestra jerarquía, pero en realidad apelando por el “complejismo” de nuestro mundo, de nuestro universo. En el campo de la ciencia se ha comprobado, por ejemplo, que la física tradicional, la de Newton, que aprendimos en el colegio y que tan bien asentada estaba como verdad irrefutable, pero la física relativista y cuántica ha demostrado que solo se cumple con ciertos supuestos. ¿Qué será lo siguiente?
Jesús no da “recetas morales”, no desarrolla una casuística de lo que debemos o no hacer en cada situación. Y mucho menos entra a explicar e interpretar la realidad de nuestro mundo, de nuestro universo. Jesús habló en PARÁBOLAS, accesibles y entendibles para quienes le escuchaban. La parábola no es una descripción “cerrada” del mundo, de las “realidades espirituales”, y mucho menos de las “realidades físicas”, no son manuales punto por punto de lo que debemos hacer. A veces están llenas de incongruencias y de elementos que, a día de hoy, nos pueden resultar absurdos. No se pueden tomar “al pie de la letra”. Y sin embargo han tenido y siguen teniendo un “significado” profundísimo, una “fuerza” poderosísima. Dejémonos iluminar, interpelar, atravesar por ellas…

Post a comment