SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on noviembre 12th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Velad. Estar siempre atentos, sin descanso, es algo que como familia se aprende pronto, las noches en vela en familia se producen en ocasiones. En vela estuvimos en el nacimiento de uno de nuestros hijos. En vela, cuando se ponían enfermos; en vela cuando sufrían por algo, por algún examen, o trabajo, cuando lo dejaban para el final; en vela cuidando de enfermedades de los abuelos, en vela, cuando falleció una madre. Velar por los otros, estar pendientes de la familia, cuidar que no les falte de nada, especialmente nuestra compañía, es algo que inevitablemente y gracias a Dios se aprende en familia.
Pero ojalá tengamos el mismo celo, el mismo deseo para estar en vela esperando la llegada de Dios, esperando con ansia su Palabra, su Encuentro. A veces, nos creemos más que Dios y somos unos necios. Pedimos a Dios como matrimonio, como padres, como hijos, que de la misma manera que cuidamos y dejamos la luz encendida de nuestro hogar para que indique el camino de vuelta a nuestro cónyuge, a nuestros hijos, también salgamos al encuentro del Esposo, salgamos al encuentro de Dios, que quiere encontrarse con nosotros.

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Estar preparada ¿cómo?
Yo necesito mantener la lámpara encendida a través de la oración, de estar con Él, compartir con Él. Es lo que me ilumina, lo que da luz a mis relaciones, a lo que hago. Y, a su vez, espero ser luz para esas familias y grupos que acompaño.
Sentí la alegría de esas muchachas al llegar el novio, al entrar en la sala de bodas.
Es la misma alegría que siento al estar con esta gente sencilla, que disfruta de lo pequeño, que lucha cada día por sobrevivir… que no pierde la esperanza, sobre todo la esperanza de que sus hijos e hijas crezcan sanos y felices, de que tengan una mejor vida.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

Esta lectura de Mateo me hace reflexionar en la importancia que le tengo que dar en mi vida el estar preparada para estar frente a Dios. Precisamente tengo bien claro que en cualquier momento puedo estar frente a El, En cada tratamiento de quimioterapia la vida se me puede ir; pero al tener ” mi lámpara encendida” que he de temer. Mantenerme con el suficiente aceite en la vida me invita a vivir haciendo y poniendo en práctica la palabra de Dios que me invita a hacer las cosas que Jesús hizo y aun mayores. Busco en el dia a dia hacer la buena obra, colaborar en lo que se me necesite, tengo claro el no vivir juzgando sino quiero estar abierta al abrazo solidario. Soy inmensamente feliz con las enseñanzas que nos brinda la madre iglesia y con las gracias que puedo obtener manteniendo mi relacion con Dios a traves de los sacramentos y en la Santa Cena, es que vivir haciendo el bien y no mirar a quien me hace mas humana. Asi mantengo mi lámpara encendida y con suficiente abasto para cuando venga el Señor esté lista para verle cara a cara.

Post a comment