SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 29th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

En estos tiempos que se habla tanto del cumplimiento de cumplir las leyes,  hay personas que cumplen sólo, no ya sólo las que les parecen justas, sino las que se amoldan a sus intereses, es muy importante, recalcar que las leyes, tienen que estar al servicio de las personas, especialmente de los más desfavorecidos. Ojalá, fuera el criterio para establecer las normas de nuestras sociedades.
Nosotros, como padres, siempre hemos inculcado a nuestros hijos un respeto a las normas, ya sean de nuestra comunidad de vecinos, ya sean del colegio, ya sean de los equipos deportivos en los que participan, las normas de circulación y por supuesto, en nuestro hogar; la familia somos la base de la sociedad y aquí se forjan los ciudadanos. Es verdad, que no siempre es fácil, que es más rápido pasar de todo, mirar a otro lado e incumplir cuestiones, no haces daño a nadie, y ellos además, como adolescentes que son, también intentan saltarse límites; pero hay que tratar de ser serios.
Serios sí, pero no inflexibles, lo que honestamente intentamos es luchar por un mundo más justo en nuestro entorno; y esto sólo se logra cuando ponemos en el centro de nuestra vida, de nuestras leyes, de nuestras organizaciones: el amor, primero a Dios y como consecuencia de ello, al prójimo. Pedimos al Dios de la vida, que estos mandamientos sostengan toda nuestra Ley entera.


DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto veía como había sido la vida de Jesús, qué hacía, cómo lo hacía… siempre desde el amor, ese amor que tenía al Padre le movía a amar a las personas que iba encontrando en su camino, especialmente las que nadie quería, a los que eran despreciados, a los descartados…
Pero incluso cómo contestaba a sus enemigos desde el amor, les decía lo que les tenía que decir pero sin rencor, venganza, odio.
Todo esto me hizo analizar mi estar aquí en la Misión. ¿Desde donde trabajo? ¿cómo lo hago? Y vi la diferencia de cuando lo hago desde el amor a cuando lo hago desde el deber.
Desde el amor es alegría, compartir: doy de lo que tengo y soy y recibo de lo que tienen y son; nos relacionamos, nos amamos.
Pero cuando es desde el deber, se me hace pesado, me fijo más en las carencias que en las potencialidades, me cuesta empatizar, me cierro en cómo deberían ser las cosas y no son.
Relacionarnos, trabajar desde el amor nos hace más libres y disfrutamos de lo que hacemos.


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El Evangelio de hoy toca mi corazón grandemente “amarás al Señor con todo tu corazón” ¡Sí!, amo a Dios con todo mi ser y por eso a pesar de mi condición de salud en este momento, no dejo de buscarle dia a dia y agradarle con mis actos, comenzando con la lucha que llevo dia a dia, cojo la quimioterapia oral y la otra intravenosa, pero pienso que demostrarle a Dios mi fidelidad y que le amo es asistir a la Eucarístia es escencial. Escuchar la palabra y ponerla en práctica es mi deseo. Cuando me van pinchando las venas, pienso en el amor tan grande que nos ha demostrado Jesús de dar su vida incluso en la cruz y yo pecadora quiero ofrecer cada dolencia por amarle al que me amó primero. Antes que limpiar mi casa está cualquier compromiso con mi Dios y la Iglesia. Antes que la excusa de estar en un hospital está buscar a algún ministro de la Eucaristía para recibir a Jesús en la santa comunión. Antes de levantar improperios a mi prójimo (amigos, familia, vecino, caminante en la calle, conductores de automóviles) pienso en tratarlos como a mi gustaría me trataran. Así nos ayude Dios.

Post a comment