ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on octubre 21st, 2017 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?
(matrimonio, tres hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)
Como reflexión, voy a poner un ejemplo claro, un poco simple también, pero, al menos a mí, me hace recordar cada día este pasaje del evangelio:
¿A quién, cuando va conduciendo, no le ha sonado el móvil, sea por llamada o por la llegada de un Wassap? ¿Y quién no ha tenido la tentación de cogerlo, de mirar quién es, e incluso de contestar o leer el mensaje…? A mí me pasa a menudo, estamos metidos en tantos grupos, le damos un uso tan frecuente a estos “artefactos”, que llegan a dominar en ocasiones nuestra voluntad. Hace tiempo, llegué a tener un accidente, sin consecuencias físicas considerables, aunque sí económicas, ya sabéis los arreglos del coche provocan una buena factura…

A mí me recuerda esto a este evangelio por dos cosas:
– Dad al César lo que es del César: Las leyes de tráfico son tajantes, no se puede coger ni distraerse mirandolo…y menos escribiendo!!!. Las multas son enormes y los puntos del carnet, vuelan. Puedes ocasionar un accidente, hacer que, por tu culpa,  provoques algo con graves consecuencias (atropello, colisión..) y estas normas nos disuaden para prestar la atención debida a la conducción.
– …y a Dios lo que es de Dios: nuestra vida, también la de los demás, pertenece a Dios. Es un pecado, sí, con todas sus letras, creerte autosuficiente, dueño de tu vida, ser un inconsciente y ponerte en grave peligro.

Como este ejemplo, podríamos poner muchos: cruzar como peatón un semáforo cuando está prohibido aduciendo prisa o valentía, no colaborar con tus impuestos al bien común, siendo por eso insolidario para que eso se traduzca en mejores servicios comunitarios, defraudar o pagar “en negro”, sin IVA, depositar nuestros ahorros en entidades bancarias con dudosas inversiones o procedimientos, al menos, sopechosos…
El llegar a plantearnos todo esto, nos hace darle una dimensión sobrenatural a lo que hacemos a diario, a nuestra cotidianeidad, no para volvernos locos, sino para ser unos cristianos íntegros, predicando con el ejemplo.

Post a comment