SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 15th, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin
¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

A nosotros nos encanta celebrar y tener encuentros  en casa, con la familia, con los amigos, con nuestra comunidad cristiana. Ponemos a disposición de todos lo mejor que tenemos, nuestro hogar, nuestra comida, la preparación con cariño de la fiesta, la recogida de todo después, nuestra hospitalidad, nos encanta tener la casa llena de gente, no importa los que seamos, para todos hay un hueco,  hasta en ocasiones apartamos los muebles para que todos se sientan cómodos; pero cierto está que es con las personas que queremos, que conocemos, que nos son familiares. A Dios le encantan las fiestas, es que eso es lo que quiere, hacernos felices, disfrutar del encuentro, de sus hijos queridos, le encanta vernos dichosos, nos tiene preparado un gran banquete. Jesús se reunía con todos, comía y se alojaba especialmente en casa de los pecadores, su vida era un encuentro, una comida, una fiesta, pero no todos saben apreciarla, no todos están dispuestos a vivirla. El banquete está preparado, pero ¿seremos merecedores del convite? ¿Formamos parte de sus preferidos? ¿Estamos vestidos de fiesta? Dios quiere hacer dichosos a cuantas personas no pueden disfrutar de la fiesta, de la vida, de la comida ¡cuán difícil es trasmitir a nuestros hijos la preferencia por los excluidos, si nosotros así no lo vivimos con toda la franqueza y con toda la coherencia posible!

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al meditar este texto, percibía la alegría de Dios por ofrecernos un banquete, algo que nos hará felices. Sin embargo, no siempre estoy dispuesta a acudir a ese banquete porque estoy acomodada en lo mío, en mis ideas, mis esquemas… Pero Él sigue insistiendo porque es algo bueno, y una sigue resistiéndose a despojarse de lo suyo y abrirse a su novedad, dejarse sorprender.
Por eso entiendo que salga a los caminos, a la gente sencilla que se abre con naturalidad a Él y su mensaje, quizá está ahí la clave por la que viven tan alegres aún a pesar de las adversidades. Es la alegría que nace de la esperanza, del compartir lo poco que se tiene, de ayudarse en el día a día, de estar vivos…


DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

En este Evangelio me siento como si fuera parte de lo que vivo constantemente. Me encuentro con personas pasando situciones difíciles en su vida y los convidas al banquete dominical y no vienen. Si conocieran que esa fiesta lo llenaría de gozo, amor y esperanza sería otra historia para contar. Yo recibo el llamado, trato de estar diaponible, pese a mi proceso de salud. Ir al banquete del Señor fortalece mi vida, mi cuerpo. Cuando yo entro por los portones de la iglesia ya mi cuerpo reconoce donde estoy y canto y bailo y me gozo en la presencia de la Palabra de Dios, y más aún me alimento del pan y de vino, cuerpo y sangre vivo y real de nuestro Señor Jesucristo.

Post a comment