SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on octubre 1st, 2017 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin


¿Qué nos dice el texto?
Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.


DESDE LA FAMILIA
(matrimonio, trabajan ambos, dos hijos, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical)

Dice el refrán que la confianza da asco. Aunque es un dicho popular, tiene algo de razón. Cuánto más confianza tienes con una persona, más fácil es para ti, dejar que sus asuntos no sean tan importantes, y menos problemas tienes para desairarlo o incluso, para enfadarte con él o ella, por cualquier causa, mientras que a los otros, no serías capaz ni de llamarles la atención por cuestiones más graves. Y esto lo decimos porque, en ocasiones, la familia y especialmente los cónyuges, precisamente por la confianza que se tienen, son los que más veces se dicen “no” entre ellos para atender otros asuntos. Aunque, también es verdad, que somos los primeros en arrepentirnos de haber dicho que no, y en seguida, recapacitamos, pedimos perdón, olvidamos siempre y allí estamos donde haga falta, juntos, acompañando a nuestra pareja, o donde sea necesario. Ojalá con la misma naturalidad, pidamos perdón a Dios y hagamos su voluntad.,

DESDE LA MISIÓN
(mujer, soltera, profesional, misionera laica en país desfavorecido)  

Al leer y meditar este texto, me llegó muy hondo la respuesta del primer hombre “no quiero”. Yo en alguna ocasión le respondí así al Señor, tenía miedo porque seguirle, cumplir su voluntad, trabajar por el Reino implica entregarse, sufrir porque se tocan realidades y situaciones que duelen pero sólo así se puede actuar como Él lo hizo, con com-pasión.
Dios respeta nuestros ritmos, Él fue trabajando mis trabas, mis dificultades, mis debilidades…
Actualmente estoy donde Él quiere que esté, en un lugar de frontera con realidades muy duras: niños/as que mueren, madres adolescentes, familias migrantes explotadas y sobreviendo como pueden… Y son precisamente ellas los que hacen visibles signos del Reino con su solidaridad, alegría a pesar de las dificultades, acogida…
Dios, como buen Padre, quiere lo mejor para nosotros, cumplir su voluntad es lo que nos hace tener una vida plena porque trabajamos para que todos y todas tengan vida y la tengan en abundancia.

DESDE LA ENFERMEDAD
(mujer, su pareja murió , dos hijas, enferma de cáncer, comprometida activamente con su parroquia)  

El texto del Santo Evangelio según San Mateo 21,28-32, me hace eco en la palabra “Voy Señor”. En medio de mi reto de salud en el cual llevo 5 años combatiendo el cancer he querido matenerme diciendole al Señor, Voy… Necesito estar cerca de los trabajos de la viña, necesito revestirme de El. Porque no puedo luchar sin sus fuerzas. Pero reconozco que me puedo comprometer y es mi mayor deseo pero la fatiga y los dolores de mi cuerpo en ocasiones no me ayudan a cumplir. Pero aun asi recapacito y vuelvo mi mirada hacia el Dios de la vida y me levanto para entregarme.

Post a comment