DESDE LA FAMILIA

Posted on octubre 10th, 2013 in > DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA by admin

(mujer, casada, trabajan ambos, una hija, ella pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

La semana pasada nos impactaste con el hecho de pedirnos siempre más y más…
Sólo con la humildad y la sencillez podemos comprender y hacer realidad esta enseñanza tuya ¡sólo con humildad y con el regalo de la fe!
¿Y somos capaces de agradecerte todo esto?
El otro día rezábamos con nuestra hija y le pedía a Jesús que se le pasara el “enfado” a un amigo nuestro que se había enfadado con ella. Al día siguiente, ese amigo nada más verla le dio un beso y un abrazo, la “perdonó”, y por la noche le dimos gracias a Dios porque había escuchado su oración.
Seguirte es vivir en libertad, no en la opresión.
Estar contigo es renacer día a día, no dejarnos caer en la rutina.
El amor frente al desamor
La alegría frente a la tristeza
La entrega frente al egoísmo
El “nosotros” frente al “yo”
Si tenerte como Padre nos da la Vida, ¿cómo es que no estamos dándote gracias por ello a todas horas?
En nuestra vida diaria (¡que no es fácil!) son muchas las veces en las que prevalecen la opresión… la rutina… el desamor… la tristeza… el egoísmo… el “yo” ¡Lógico que estemos ciegos y no veamos cuánto bueno has hecho, haces y harás por nosotros siempre, ¿cómo vamos a ser capaces de darte las gracias entonces?
¡Señor, que en nuestras adversidades te veamos siempre!
¡Que en nuestros momentos de rutina y en lo cotidiano se nos caiga la venda de los ojos y nos sintamos hijos tuyos!

¡Hijos libres, salvados y llenos de amor y gratitud!
¡Gracias Señor! ¡Gracias! ¡Siempre Gracias!

Post a comment