DESDE LA FAMILIA

Posted on septiembre 6th, 2013 in > DESDE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA by admin

(mujer, casada, trabajan ambos, una hija, ella pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Estamos tan metidos en la vorágine de este mundo, tan inmersos en nuestra rutina, en nuestro estrés, que a veces nos cuesta frenar y sentarnos a reflexionar “cuál es mi torre, si puedo o no puedo construirla, o si tengo ejército suficiente para luchar”. Me atrevo a decir que nos apegamos a esto de tal manera que no podemos ver esas señales de STOP que Dios nos pone tantas veces, pero el miedo nos paraliza y preferimos continuar sin ser capaces de dejar TODO.
Dios nos dice una vez más claramente que Él tiene que ser el centro de nuestra vida. Él es quien nos va a dar la verdadera felicidad. El comienzo de curso con todo lo que ello supone, la vuelta al trabajo encontrándonos con personas, situaciones que repercuten en nuestro estado de ánimo, lo que nos afecta todo esto poniéndonoslo Dios tan fácil, “déjalo TODO y vente, mírame, escúchame, hazme caso, fíate de mí” ¿cuántas veces le decimos a nuestros hijos, a nuestros sobrinos esto convencidos de lo que les estamos diciendo? ¿Y cuántas veces nos lo dice Dios y “nos pasa desapercibido” por nuestra falta de fe, por falta de confianza, por autosuficiencia?
Dios nos quiere profundamente, dejemos que Él sea y llene toda nuestra vida.

Post a comment