PARA REZAR

Posted on julio 26th, 2013 in > PARA REZAR by admin

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Dios Padre nuestro Todo Poderoso,
porque Tú eres Bueno y Misericordioso con nosotros.
Enséñanos Tú, Dios nuestro, a saber pedirte aquello que nos conviene
para cumplir cada día tu Voluntad y la misión a la que Tú nos envías.
Ayúdanos a buscarte a Ti siempre, y a buscar tu Amor y Misericordia,
para saberlo encontrar en lo más profundo de nuestro corazón.
Enséñanos a saber llamarte en cada momento y circunstancia de nuestra vida
para lograr penetrar en la profundidad de tu Amor y Misericordia,
a la que Tú nos abres, porque deseas que entremos y estemos siempre en Ti.
Señor y Dios nuestro, enséñanos a Orar y abrir nuestro corazón a Ti
para aprender a “pedir, buscar y llamar” con insistencia a todo aquello
a lo que Tú nos invitas y nos propones cada día de nuestra vida. 
Enséñanos, Dios nuestro, a buscar momentos de Oración y Encuentros contigo
para poder experimentar y sentir la Cercanía de tu Ternura y de tu Amor,
y así conseguir llenarnos de Ti y de tu infinita Misericordia,
con la Gracia y la Fuerza que Tú nos das a través de tu Espíritu Santo,
ayudándonos a superar todas nuestras carencias, miedos y debilidades.
Te damos Gracias a Ti, Dios Padre Bueno y Misericordioso,
por el  Don de la Vida que nos regalas cada día y porque Tú, Todo Amor,
atiendes todas nuestra necesidades, cuidándonos con Ternura,
y jamás nos dejas solos ni nos abandonas, simplemente, porque nos amas.
Te damos Gracias porque Tú eres Padre Bueno, Todo Poderoso,
porque Tú estás con nosotros siempre, dialogando en cada oración,
y porque nos entregas este don eficaz  de la Oración para ser escuchados por Ti
y para poder Escuchar tu Palabra Viva, recibirla, acogerla en nuestro corazón,
y así poder conocerte y amarte cada vez más, servirte y alabarte siempre, 
compartiéndote con nuestros hermanos y comunicándole a todos tu Amor
y la alegría y el gozo de poder sentir tu Paz y Misericordia cada día.
Haz Tú, Dios Padre nuestro Misericordioso y Todo Bondad,
que la Fuerza que genera en nosotros la Escucha atenta de tu Palabra de Vida,
transforme nuestros corazón, nos mejore cada vez más y nos acerque a Ti,
para saber verte, escucharte y acogerte a través de nuestros hermanos más cercanos,
para saber abrirles nuestro corazón a cada persona que más nos necesite.  Amén

Post a comment