PARA VIVIR ESTA SEMANA

Posted on julio 12th, 2013 in > PARA VIVIR ESTA SEMANA by admin

(matrimonio, dos hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Al leer el Evangelio de este domingo, nos ha parecido un “zarandeo”, un llamada de atención de cara al verano y a las vacaciones más o menos largas, que casi todos tenemos. Solemos aprovechar los meses de calor para descansar, al menos algún día. Vivir el Evangelio, no tiene descanso, ni vacaciones. Estamos llamados  ser samaritanos que se compadecen del mundo, que vendan las heridas, que no pasamos de largo…, al igual que Jesús, es el samaritano, que nos cura, que no cuida, que nos salva.
Nuestro cuerpo puede descansar si dormimos más horas, si hacemos alguna actividad que no es habitual y que nos relaja o nos resulta placentera… Nuestra alma solo puede descansar cuando practicamos la misericordia, cuando sabemos amar al prójimo como a nosotros mismos. En eso ya va en una parte implícito, amar a Dios sobre todas las cosas.
Para vivir el Evangelio de esta semana lo que nos dice Jesús es claro: “Anda, haz tú lo mismo”. La invitación es a ser samaritanos, a “padecer con” el otro, a practicar la misericordia y la caridad. Para ello no podemos dar rodeos, ni pasar de largo. Tenemos que acercarnos al hermano, intentar curar sus heridas (sean del tipo que sea). Solo se puede curar tocando al otro, estando muy cerca de él.  Y como el samaritano, hemos de “montarlo” en este caso sobre “nuestras espaldas” y cuidarlo hasta que esté recuperado. E incluso como él, si hace falta,  buscar a aquel que lo pueda seguir cuidando (dónde no llegamos nosotros, por falta de conocimientos, de fuerzas, de… ) Os proponemos que este texto del Evangelio  lo imprimamos en una hoja y lo dejemos en algún lugar visible para nosotros, durante el verano, que tengamos fácil acceso a él. No permitamos que el calor merme nuestra capacidad de amar ni de servicio al prójimo (desde los más cercanos hasta los más lejanos). Y no dejemos que el verano, plagado de “ofertas para mí”, nos hagan olvidarnos del otro (del prójimo). No hay mayor “disfrute” de la vida que el que aprende a vivirla amando y sirviendo. Eso nos libera de todas las ataduras y necesidades creadas a nuestro alrededor. Eso nos da una razón de vivir, un horizonte, una hoja de ruta, unos objetivos.. “Anda y haz tu lo mismo”… y yo, y nosotros, y aquellos y…. el mundo dará un vuelco, que estará propiciado por la vivencia radical del Evangelio y la bendita locura del Reino.
Para vivir el Evangelio de esta semana además, amemos al Señor nuestro Dios, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con todos nuestras fuerzas y con todo nuestro ser, desde lo que somos y hacemos, alabándolo, agradeciéndole, dedicándole el momento más preciado de mi día y el más intenso.…
Amar a Dios, amar al prójimo…  “Haz esto y tendrás la vida” , nos dice el Señor.

Post a comment