DESDE MI FE EN LA VIDA DE CADA DÍA

Posted on junio 15th, 2013 in > DESDE LA MANIFESTACIÓN DE LA FE EN LA VIDA PÚBLICA by admin

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)  

En el día a día me descubro, en situaciones como el trabajo, cómo prejuzgo a las personas, las encasillo e intento convencerle, imponerle mi postura y visión de las circunstancias. Y cuando recapacito siento que eso será más o menos efectivo pero me aleja del que tengo al lado, del hermano.
Este domingo proclamamos un episodio de la vida de Jesús que me marca profundamente. Públicamente se deja “sobar” por alguien que  todos los presentes rechazan. Pero Jesús no prejuzga, se deja amar, acoge, seguramente con un cariño recíproco que le causaría a ella sentirse muy querida y saber que Él no juzga. Jesús sabe que ella ama, pese a todo. Y que busca ser querida, acogida, comenzar de nuevo, limpiar su pasado…acercarse al Dios de Jesús, al Reino que proclama.
Ciertamente esa actitud callada, pero de amor y detalles al que nos rodea, especialmente al más necesitado, es un signo de amor de Dios y tiene un efecto resucitador en el otro.
Es una experiencia callada actuar así en el mundo laboral, familiar… sembrar amor desde la comprensión, el cariño y que el otro sepa con signos públicos y visibles que no le juzgas pese a sus errores. Y los resultados a medio plazos son maravillosos.
Pero de igual manera es importante ser conscientees de que nosotros esto no lo hacemos por conseguir nada del prójimo, ni por simple solidaridad y cariño, sino por fe. Porque Jesús nos enseña este camino que es capaz de limpiar el pasado para afrontar un nuevo futuro, sabiéndote querido hasta el tuétano por quien importa, por nuestro Padre Dios.
Y esa experiencia, se hace realidad cuando acudimos al sacramento (=signo de Dios) de la reconciliación. Nos da la fuerza del corazón para seguir luchando por extender el Reino del Amor desde la fe.

Post a comment