PARA REZAR

Posted on junio 15th, 2013 in > PARA REZAR by admin

(mujer, soltera, trabaja, pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Te damos Gracias, Señor y Dios nuestro,
por el don de la Fe que nos trae a nuestro corazón tu Paz.
Te damos Gracias porque Tú nos cuidas y nos tratas amorosamente
y nos perdonas siempre que nos equivocamos y nos arrepentimos.
Te damos Gracias, Dios Padre nuestro, por tu Misericordia
y por tu Perdón que Tú nos entregas siempre que lo necesitamos.
Te damos Gracias porque hoy nos enseñas que para pedir perdón
hay que tener mucha capacidad para amar y entregar amor a todos.
Hoy, Dios Padre nuestro, nos enseñas que buscar el perdón
sin buscar tu Amor, nos lleva a encontrar una falsa paz,
y que sólo el que ama sinceramente, encuentra tu Paz Verdadera
y encuentra tu Perdón que logra saciar y tranquilizar nuestro corazón.
Dios Padre Bueno y Misericordioso, enseñamos a pedir perdón por Amor.
Danos Tú, hoy y siempre, la capacidad de amar cada vez más a los demás,
porque sólo así tendremos la capacidad de  perdonar a quien nos dañe.
Ten Misericordia de nosotros, Dios nuestro, y no permitas que el rencor
se adueñe ni apodere de nuestro corazón, ni nos destruya alejándonos de Ti.
Transforma Tú, Dios Padre Misericordioso, nuestro corazón duro de piedra
en un corazón de carne, sensible y compasivo, lleno de tu Amor,
que sea capaz de perdonar, derramar tu Misericordia a otros y destruir el rencor.
Transforma Tú nuestro corazón, Dios Padre Bueno, convirtiéndolo a Ti,
y enséñanos cada día a perdonar y a pedir perdón con humildad y sencillez.
¡Gracias porque Tu Amor, Dios nuestro Todopoderoso, logra transformarnos
y transformar todo hecho ordinario en hechos realmente extraordinarios,
y la sinceridad de las buenas acciones hechas de corazón logran conmovernos!
Dios Padre Misericordioso, ayúdanos Tú a no juzgar nunca a los demás
y a no tener falsos prejuicios ni a juzgar las buenas acciones de los demás,
por extrañas o incomprensibles que a veces éstas nos parezcan.
¡Sólo Tú conoce lo más profundo del corazón de cada persona y sus intenciones!
Danos Tú, Dios Padre Misericordioso, un corazón justo para saber interpretar
y apreciar los acontecimientos diarios y cotidianos desde la bondad,
y destacando siempre todo lo positivo de cada hecho concreto o acción realizada.
Danos Tú, Dios Padre Bueno y Misericordioso, un corazón puro capaz de amar,
para no caer en la tentación de los malos pensamientos ni de injustas interpretaciones.
Amén.

Post a comment