DESDE LA CRISIS

Posted on febrero 23rd, 2013 in > DESDE LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS by admin

(mujer, sostiene hogar materno, sin liquidez la empresa donde trabaja, pertenece a comunidad cristiana)

En este segundo domingo de cuaresma se nos presenta una lectura que en mí en principio hace que resuenen estas palabras: oración, transformar y escuchar.
“Jesús cogió a…, y subió a la montaña a orar”.
La oración en momentos de dificultad es la que me reconfortaba y ahora es a ella a la que me pide Jesús que acuda en momentos en que mi vida se complica tanto que me desoriento y no se continuar porque pierdo las fuerzas. ¿Pero realmente es una oración que me transforma como a Jesús en la montaña?
Pues en muchas ocasiones creo que no, porque como estoy tan agobiada no le dedico el tiempo suficiente, y encima no paro de hablarle de todos mis problemas, que si este mes a mi jefa no le han pagado así que a ver cuando será el día que me dirá hoy no cobras tu sueldo, que si en el trabajo estamos intranquilos, que la gente parece cada vez mas angustiada y lo paga con uno, que veo a mi madre triste y preocupada  y no sé cómo ayudarla… y así sin parar.
Evidentemente lo convierto en un monólogo donde falta una de las claves de la oración ESCUCHAR. Escuchar sus palabras de aliento y ánimo, donde una y otra vez me recuerda que el dinero no es lo realmente importante, que transforme mi limitada visión de lo que es tener una estabilidad en la vida, no sólo basada en el poseer y que no falte el dinero. 
Que transforme la manera en que afronto los días que pasan y en los que  sólo  vivo las preocupaciones.  No disfruto de los que me rodean, de las conversaciones, de las sonrisas, de las cosas buenas que pasan a mi alrededor. Me pide que transforme mi corazón para que así la cabeza no me lleve por el camino equivocado.

ORAR, ESCUCHAR, TRANSFORMAR 

Transforma mi mente, Señor, según tú quieres.
Para descubrir que soy tuyo.
Sólo tú, mi Señor, puedes renovar mi alma.
Te buscaré, a ti mi Dios, con todo mi corazón.

Post a comment