DESDE LA CRISIS

Posted on enero 20th, 2013 in > DESDE LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS by admin

(mujer, sostiene hogar materno, sin liquidez la empresa donde trabaja, pertenece a comunidad cristiana)

Este domingo en el Evangelio de Juan vivimos las bodas de Cana, donde nos relatan el primero de los milagros de Jesús. ¡Convierte el agua en vino! Grandioso milagro, ¿no?
Pero yo al Señor no le pido que en mi vida haga milagros tan grandes,  ni a los ojos de los demás tan imposibles como el realizado en estas bodas, sólo que mi madre estuviera siempre bien, que en mi trabajo hubiese una mayor estabilidad económica, que pudiese cobrar mas de lo que gano, que lograra independizarme a una bonita casa, que pudiera llegar con tranquilidad a fin de mes, que la situación… ¿Cuáles son los milagros que pides tú? Piénsalos…
Pero claro, espera, podríamos estar pidiendo cosas sin parar. Además cosas que no sólo están en las manos del Señor y que si lo oramos a lo mejor no son los milagros que el Señor tiene guardados para nosotros. Por eso yo siempre en mi oración tengo un huequito para María, la madre de Jesús, mi madre, que está pendiente de lo que yo necesito. Igual que ella vio que faltaba vino en aquella boda, ella ve lo que falta en mi vida e intercede por mí ante su hijo, al cual a veces yo no sé llegar. En ella deposito mi confianza, igual que ella confía plenamente en Jesús, sin dudar.
Aunque a veces yo tengo miedo. Cuando veo que aparecen dificultades en mi trabajo y con mis compañeras, cuando veo la desesperanza en los que me rodean. Pierdo la confianza, pero con esta lectura me doy cuenta de que María confía tanto en su hijo porque EL sabe lo que en cada momento necesitamos. No pone nada en nuestro camino que no seamos capaces de hacer o de vivir, sabe que no necesitamos de grandes milagros, que lo único que hemos de tener es FE.
Lo único que tengo que tener y pedir es FE, de lo demás va a estar pendiente EL.
Pídele siempre al Señor que aumente tu fe y la de tus hermanos.

Post a comment