DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR

Posted on octubre 20th, 2011 in > DESDE LAS PERSONAS SIN HOGAR by admin

(Novios, pertenecen a comunidad cristiana, voluntarios de patrulla de calle en ONG católica)

El amor y la capacidad de amar es uno de los dones más maravillosos que ha puesto Dios en los hombres. El amor es lo que nos mueve a acercarnos al prójimo. Desde nuestro voluntariado con las personas sin hogar,  observamos que las personas no sólo necesitan una ayuda material, sino también, y sobre todo, de nuestro amor y acompañamiento. Amar al hermano supone estar cerca de él, empatizar con él, con su historia; supone también sufrir junto a él cuando está angustiado y desesperado, motivarle y confiar en sus posibilidades incluso, cuando él mismo haya dejado de hacerlo, alegrarnos con sus logros y  con sus avances, aceptar sus limitaciones y las nuestras.
Sólo podemos entender el mandamiento del que Dios nos habla, acercándonos a las diferentes personas y realidades que les acompañan. En este encuentro con el hermano también nos encontramos con Dios mismo, que se nos hace presente siempre en cada uno de ellos, devolviéndonos muchísimo más de lo que nosotros somos capaces de ofrecerles.

Post a comment