DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA

Posted on julio 17th, 2011 in > DESDE LA ECONOMÍA by admin

((hombre, casado, con tres hijos, trabaja, miembro activo de dos movimientos sociales, pertenece a comunidad cristiana)

Jesús es absolutamente realista: sabe que lo mejor y lo peor puede conquistar el corazón de las personas. Pero tiene paciencia en que la semilla y la cizaña crezca, para después separarlas por sus frutos: lo malo se quemará, lo bueno se guardará. Y sobretodo cree en la fuerza invisible de Dios que hace crecer la semilla, aún es ambiente hostil.
Esta parábola me recuerda lo que está pasando con el movimiento del “15M o “Democracia Real Ya”. Es evidente que hay muy buena semilla (cristianos y no cristianos) en ese movimiento en pro de una justicia política y económica más humana y cercana a los más excluidos (a pesar de la información sesgada que presentan nuestros medios de desinformación masivos). Pero también es obvio que hay quien mete cizaña, quien sólo busca sus intereses y que hay intentos de boicot y de manipulación desde dentro y desde fuera.
Creo que la actitud evangélica sería intentar apoyar toda la buena semilla que existe en este movimiento, y no despreciarlo por completo porque haya cosas que no nos gusten. Jesús nos enseña que, en nuestro mundo, no hay casi nada puro, sino que lo bueno y lo malo crecen juntos y que parte de nuestro trabajo será infecundo. Aún así, nos invita a trabajar porque crezca la buena semilla y una vez madure, desechar lo malo. Además nos recuerda, que la buena semilla crece de manera portentosa, como el grano de mostaza.
Así es, según Jesús, el Reinado de Dios: semillas que crecen junto a la mala hierba, pero que gracias a la fuerza de Dios, da buenos frutos.

One Response to 'DESDE LA SOCIO-ECONOMÍA'

Subscribe to comments with RSS

  1. Fernando Morote said,

    on julio 18th, 2011 at 11:46

    No es evidente que en el “movimiento social” 15 M o Democracia Real Ya, haya buena semilla. Mas bien al contrario, ha dado muestras de que es un grupúsculo en algarada sostenida que busca enturbiar la convivencia de los demás y quebrar un sistema de organizar la vida en común que, ciertamente, está muy degradado y degenerado una vez perdidas las referencias morales. Y lo hace sin presentar ninguna alternativa a lo que hay que sea razonable y racional, y sirviendo (quizá sin quererlo) a los intereses de los poderosos.
    No es racional ni responsable, sino pueril proponer utopías que pasan por aumentar el nivel de coerción del Estado sobre aquellos que no se manifiestan para conseguir un supuesto bienestar que no lo es en realidad.
    Si por los frutos hemos de conocerlos, ¿qué frutos han dado en tdo este tiempo?: sólo titulares y río revuelto. Sólo lemas vacíos que confunden más a la pobre gente.
    Por lo demás estoy de acuerdo con este comentario: en nuestro corazón crecen el bien y el mal a la par, entreverados, sólo con ayuda de Quien es la Verdad, algún día podremos separarlos.

Post a comment