DESDE EL PARO

Posted on septiembre 16th, 2010 in > DESDE EL PARO by admin

(hombre, casado, con un hijo, en paro, su mujer trabaja)

¿Cómo se le explica a un hambriento que la comida no es lo importante cuando su estómago no cesa de rugir…? o ¿Cómo se le explica a un desempleado que el dinero no es el fin del trabajo cuando sólo puede pensar en las facturas que se van amontonando…? ¿Cómo no pensar en mis necesidades o en la de mi familia cuando se está en paro…?
Los dones que crecen son los que se ponen al servicio, y el dinero es sólo un préstamo transitorio de los bienes de los que Papá Dios nos hace administradores. Señor quiero obrar en tu nombre en lo poco y ser capaz de administrar audazmente tus bienes.
Gracias Señor porque en estos momentos de búsqueda constante de ingresos me recuerdas que no se trata de cuánto, sino de cómo. Gracias Señor por probarme, al igual que el oro “se prueba con fuego” así deberé obrar para Tu Gloria.

Post a comment