DESDE EL VERANO

Posted on agosto 28th, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

LECTIO DEL DOMINGO XXII

TIEMPO ORDINARIO- CICLO B

——————————————-

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. ( Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes la manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas. ) Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores»? Él contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito:  «Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.» Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.» Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Los últimos días de agosto siempre vaticinan el final del verano, algún día nublado o con lluvia nos pone alerta sobre la misma vida. Es como si nos fuera preparando para poner los pies en el suelo, renovados y con fuerza.

 La palabra de Dios de este Domingo supone también una clara y rotunda manifestación de realidad. Dios nos pone frente a un espejo, se enfrenta a los fariseos, y de algún modo se enfrenta con cada uno de nosotros. Nos mira, y nos interpela, nos hace caer en la de veces que juzgamos desde nuestra perspectiva, nos deja claro que las palabras sin obras para nada sirven. Nos alerta de nuestra lejanía, cuando cerramos nuestro corazón a su palabra.

Muchas veces pienso en estos días que hablamos mucho y escuchamos poco. Es la sociedad de la imagen, del primer impulso, de la palabra hueca.

El silencio debería hacerse presente todos los días en nuestra vida, como modo de renovar y escuchar lo que entra en nuestro corazón. Ahí está el verdadero tesoro. Que tengáis un feliz final de verano, aprovechemos para escuchar en el silencio y contemplemos la naturaleza que nos rodea, dejemos espacio en nuestro corazón. Un abrazo.