DESDE EL VERANO

Posted on agosto 22nd, 2021 in > CRISTIANOS EN VERANO by admin

LECTIO DEL DOMINGO XXI

TIEMPO ORDINARIO- CICLO B

——————————————-

PRIMER PASO: LECTIO

¿Qué dice el texto?

Lectura del santo evangelio según Juan 6, 60-69

¿A quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna.

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: «¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen. «Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?» Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

Los seglares que comentan el Evangelio cada domingo, se toman un descanso. En Septiembre se reanuda el servicio habitual.

En AGOSTO ofrecemos cada semana un comentario realizado mientras se disfruta de las vacaciones y en referencia a ellas.

DESDE EL VERANO

(hombre, casado, tres hijos, trabaja, de vacaciones en agosto)

Desde la ventana de esta casa tengo la suerte de contemplar el mar. Agradezco estos momentos, doy gracias a Dios por ello, por la familia, por estos ratos de tranquilidad, de silencio, tan necesarios en estos días.

Acudo a la Palabra del Domingo y me vuelvo a remover, Jesús no deja indiferente, todo lo trastoca, lo cambia, le da la vuelta, quiere que nos demos cuenta de que lo importante no está en aquello que nos trae de cabeza, lo que nos han vendido y hemos comprado, lo que nos hace sentirnos tristes, envidiosos o sencillamente aquello que nos da una felicidad ficticia y pasajera.

Jesús nos habla de su palabra y de espíritu, de verdad, de camino, de opción por él, de fe, de concesión, de fidelidad, de ayuda y de vida plena. No hay nada más que pueda darnos la verdadera felicidad. Acudamos como Pedro a él, la alegría vendrá y se verá todo de otra manera, al modo de los hijos de Dios.