ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

¿Qué significa vivir «Dios Trinitario» en nuestras vidas?. Pues bien, vamos a analizarlo un poco. Preguntémonos primero dónde está presente el Espíritu Santo más claramente: en la Iglesia. Dónde están presentes Dios Padre e Hijo, en la Iglesia.

Intentar vivir «La Trinidad» en nuestras vidas, principalmente nos debe impulsar a vivir la comunión dentro de nuestra Iglesia, en especial la local, por que es la que más cercana tenemos. Es en ella donde más decepciones vamos a padecer, desde el cura, el monaguillo, el que pone las flores, las beatas de la primera fila… Nuestra actitud puede ser de dos formas, «belicista», dando pié a los comentarios «malvados», a crear mal ambiente, a la confrontación continua… La otra actitud es la del amor, quitando importancia a los enfrentamientos, no dando crédito a los comentarios y habladurías, no entrando en debates inútiles, perdiendo nuestra idea por la del otro, no buscando las situaciones embarazosas que pongan en evidencia a los demás… En definitiva, siendo humilde, poniendo la otra mejilla, sirviendo a los demás… y todo, por tener a Jesús en Medio, por que actuando así, Dios se hace presente en lo que más quiere, su Iglesia, y nos premiará con el céntuplo, sobre todo en este campo, en su Iglesia del alma, en su creación del final de su vida en la tierra, y por tanto, la más importante. No sé vosotros, pero yo me siento bien con la gente de la Iglesia, he creado lazos con ellos, a pesar de haber pasado pocos días con ellos, que nada ni nadie podrá destruir, por que están creados desde el amor, en un marco, que sólo me pudo ofrecer mi Iglesia. ¿No os pasa, que puedes llegar a sintonizar enseguida con gente que está en la Iglesia ? Por que nos reúne el Espíritu y su amor que lo sella todo. Aprendamos en esta semana a amar nuestra Iglesia, más concretamente la local.

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > PRIMER PASO: LECTIO by admin

¿Qué dice el texto?

 

Lectura del santo evangelio según san Juan 20,19-23

 

Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en su casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.» Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envió yo.» Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

NOTAS BÍBLICAS

 (por equipo coordinador, con asesoramiento de un biblista)

 

La comunidad de discípulos de Jerusalén se encuentra reunida en el día que en que resucitó Jesús.

Han cerrado las puertas por el entorno hostil, que les provoca miedo.

Jesús se presenta en medio de y les comunica su paz, por dos veces.

El resucitado es el mismo que fue crucificado (no es un fantasma), lo confirma el hecho de que les muestra sus manos y el costado, con las cicatrices de la crucifixión. Pero a la vez tiene una apariencia distinta, pues los discípulos no le reconocen inmediatamente, como ocurre en otras manifestaciones suyas.

Quienes reconocen su presencia, se llenan de alegría.

A la vez que les comunica la paz, Jesús hace el envío misionero, para lo cual les comunica el Espíritu Santo (en el mismo día en que resucitó, no 50 días después) y les hace mediadores (a todos los discípulos, no sólo a los apóstoles) del perdón de Dios.

El gesto de comunicación del Espíritu es la «exhalación de su aliento sobre ellos». Imita a Dios cuando sopla su aliento sobre el barro para crear al ser humano: Jesús está creando al nuevo ser humano, está realizando una nueva creación.

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA DE LA VIDA

(mujer, soltera, trabaja, médico, pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical )

Cuando Jesús no está cerca, nos habita el miedo, la incertidumbre, las dudas y nos encerramos como los apóstoles. Y cuando viene la noche de la enfermedad , trae mucho miedo, mientras se está en el hospital. Pero también veo cada día, aquellos pacientes que reciben el Espíritu Santo, que tienen Jesús en el centro de sus vidas, como llevan con PAZ su ingreso. Es realmente la característica de los cristianos. Tienen cáncer, enfermedades, accidentes como los demás , sufren como cualquier persona, pero en medio de ese sufrimiento pueden VER a Jesús, que los conforta y les dá LA PAZ, se sienten queridos, amados y reconfortados en esa historia que les toca, pero no se sienten solos, sino que tienen esperanza y  reconfortan y anuncian con sus vidas, son ejemplo para aquellos que estamos a su cuidado y también para los compañeros de habitación. Esa Paz y ese Amor de un Padre que nunca nos abandona y siempre se hace cercano en los momentos de mayor dificultad, para decirnos que nos quiere con locura, que Él está siempre cerca del que sufre.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

Que breve es el evangelio de hoy pero que denso!. Jesús se hace presente entre los discípulos y me llama la atención que en un texto tan corto se insiste por dos veces en la paz. Para mi la paz de Jesús tiene un sentido más profundo que el cese de hostigamiento entre dos países o dos grupos enfrentados, significa la presencia de Dios en mi vida. Para mí es tan importante tener paz, (conforme cumplo años más) lo que significa vivir con total tranquilidad porque no me destruirán las dificultades y problemas que pueda tener porque tengo puesta mi confianza en el Señor y él es mi fortaleza.

Quiero ser paz y vivir en paz, que quien se acerque a mí no encuentre la confrontación, el juicio, la intransigencia, y si encuentren la empatía, la cercanía, el perdón, la reconciliación. A veces vivir esto me cuesta porque algunas situaciones o personas me lo ponen difícil y mi primera reacción  es cerrar puertas.

Quiero contribuir a la paz, reconstruir las relaciones humanas rotas por un mal entendido, por una discrepancia de criterio, por una ofensa, por el orgullo. A veces se me escapa la palabra fuerte, el gesto destemplado, el ceño fruncido. Me falta mansedumbre

Realmente necesito todo esto para vivir el día a día en armonía con mi familia, con mi comunidad, con mis vecinos, conmigo misma. A pesar de mis debilidades esta es la paz que el Señor me da y me pide y aunque cierre puertas el Señor las traspasa.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor Dios nuestro, no nos conocemos realmente:

tan habituados estamos a creer que cumplíamos tu voluntad,

a creer que éramos de los buenos haciendo el bien…

tan aferrados a nuestras seguridades físicas, doctrinales, litúrgicas

que parecemos esculturas de un museo decadente,

llenas del polvo de los siglos,

llenas de palabras en lenguas extrañas,

llenas de gestos y símbolos insignificantes

para tantos y tantos

necesitados de luz,

necesitados de camino,

necesitados de verdad,

necesitados de vida.

Envía tu Espíritu de Ciencia:

que reconozcamos la fuente, el camino y la energía

que nos transforma constantemente en hombres y mujeres nuevos,

testigos de tu santidad y justicia

en la nueva realidad cultural, social, eclesial

que tenemos delante de nosotros,

donde hay tanta hambre de sentido, de significado y de sensibilidad

hacia lo que de verdad importa:

la vida y la vida en abundancia.

Señor Dios nuestro, no conocemos

los nuevos escenarios, las nuevas posibilidades, los nuevos desafíos

que se abren ante nosotros en estos extraños tiempos de pandemia.

Envía tu Espíritu de Sabiduría: que reconozcamos tus indicaciones

en medio de tanto ruido, tanta ambigüedad, tanta mentira

que nos aturden y nos desconciertan.

Señor Dios nuestro, no tenemos noción clara de a donde vamos:

ni nosotros, ni nuestra cultura, ni tu Iglesia.

Muchas de nuestras referencias no valen.

Muchos de los supuestos no orientan.

Muchos de los ideales se han vuelto viejos a ojos vista,

delante de nosotros,

tan encerrados,

tan asustados,

tan desesperanzados…

Hemos descubierto de repente que,

mucho de lo que creíamos firme,

tenía los pies de barro…

Envía tu Espíritu de Consejo:

que sepamos discernir las opciones que van a construir tu Reino

en los nuevos tiempos que vienen…

Que colaboremos con los mejores

hombres y mujeres de bien

en el cultivo del Reino de la vida.

Que tengamos inteligencia y valentía

en las grandes decisiones

que tendremos que tomar pronto

como sociedad

y como Iglesia…

y en los pequeños detalles cotidianos

de la vida en nuestras ciudades,

en nuestros trabajos,

en nuestras asociaciones,

en nuestros barrios,

en nuestras parroquias,

en nuestras familias.

¡Envía tu Espíritu!

Que amemos la vida a través de cada uno de los vivientes que nos encontremos.

Somos vida, venimos de vida, vamos a la vida.

¡Envía tu Espíritu!

Que cuidemos la vida que nos ofreces constantemente

a través de nuestras relaciones y vínculos.

Somos relación, venimos de relaciones,

vamos a la fascinante relación que es tu vida trinitaria.

¡Envía tu Espíritu!

Que cultivemos lo mejor de nosotros y de los demás

como la tarea básica que anuncia tu evangelio a toda la creación,

que crea comunión tangible y eficaz,

que vive la esperanza

porque sabemos que no estamos solos:

que tu presencia nos constituye,

nos posibilita,

nos alienta.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

ÚLTIMO PASO: ACTIO

Posted on mayo 31st, 2020 in > ÚLTIMO PASO: ACTIO by admin

¿A qué nos lleva el texto?

 (matrimonio, 3 hijos, él trabaja, el matrimonio pertenece a comunidad cristiana y a movimiento seglar)

Qué bonito sería que sonaran nuevas estas palabras en nuestro corazón en este Pentecostés…!! y que al escuchar: «Recibid el Espíritu Santo», cambiara en nuestro vivir cristiano, sobre todo una cosa, que vivamos con alegría.

Sí, esa alegría que nos hace volar, soñar, para transformar, para colorear la vida. Una alegría verdadera que nos invita a no permanecer estáticos, a no aburguesados, que nos hace trajinar, ir de aquí para allá buscando el bien de los demás, deseando la felicidad de los otros. Esa apertura del corazón, es fuente de felicidad, porque «hay más alegría en el dar que en recibir».

Como decía el papa Francisco: no podemos ser cristianos con conciencia de derrota, pesimistas, quejosos y desencantados con cara de vinagre.

El Espíritu Santo, nace del Amor tan intenso que existe entre el Padre y el Hijo, es como el cemento que une ese Amor que llega a hacerlos uno.

Nosotros también podemos gozar de esa vida trinitaria en la medida en que sembramos ese amor en el mundo.

Se habla de «sentido de misterio» a la certeza interior y la convicción de que Dios puede actuar en cualquier circunstancia, incluso en situaciones de dolor y fracaso. Quizás este sentido de misterio, lo tenemos más acusado cuando hablamos del Espíritu, por que es «la Persona de la Trinidad, más desconocida». En el momento que dejemos de intentar controlarlo todo, cuantificarlo y confiemos en que el Espíritu actúa dónde, cuándo y como quiere, habremos conseguido mucho, estaremos conociendo más al Espíritu.

Einstein, el científico, decía que la energía» ni se destruye ni se pierde», sólo se transforma. Esa tiene que ser también nuestra seguridad con respecto al amor, nunca jamás se pierde ningún trabajo realizado con amor, ningún cansancio generoso, ninguna paciencia por amor ante cualquier desaire, ninguna de las preocupaciones sinceras hacia los demás…

¿Cuántas veces hemos experimentado que una acción pastoral que en principio pareció una «porra», y sin embargo, dio sus frutos donde menos nos lo esperábamos y en un momento tampoco entendible…?. El Señor, quizás cogió nuestra entrega para derramar bendiciones en otro lugar.

Nos tiene que quedar claro que nuestra entrega es necesaria y los frutos… no nos toca a nosotros cuantificarlos y ni siquiera recogerlos

Invoquemos el favor del Espíritu de manera frecuente, Jesús nos lo dio para ayudarnos, para evangelizar, para dar luz y sal al mundo y confiemos en que Él hará su parte.

PRIMER PASO: LECTIO

Posted on mayo 22nd, 2020 in * VIÑETAS PADYLLA by admin

¿Qué dice el texto?

 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 28,16-20

 

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, paro algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo: «Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

SEGUNDO PASO: MEDITATIO

Posted on mayo 22nd, 2020 in > SEGUNDO PASO: MEDITATIO by admin

¿Qué nos dice el texto?

Distintos laicos hacen una breve sugerencia para la vida seglar. Cada uno contempla el Evangelio desde una dimensión de la vida laical.

DESDE LA ESPERANZA DE LA VIDA

(mujer, soltera, trabaja, médico, pertenece a comunidad cristiana y movimiento laical )

En este tiempo de pandemia, sufrimiento, desconcierto, muerte, nos podemos preguntar y¿ dónde está Dios?. ¿ No se da cuenta de nada? ¿No puede parar esto si es todopoderoso?

Y la respuesta está como siempre mirando a Jesucristo, el también sufrió la muerte, injustamente y con gran sufrimiento. Siendo Él todo bondad, siempre ayudando a todos. No se lo merecía y en cambio pasó por ahí para estar cerca de nuestro sufrimiento, cerca de nosotros en estos momentos. Él no es ajeno a nuestro dolor pero nos dejó a nosotros, sus nuevos discípulos, el encargo de anunciar esa buena noticia del AMOR de Dios a cada uno en particular, nosotros somos los nuevos portadores de esperanza para este mundo que nos rodea sin encontrar respuestas.

Se nos ha dado el espíritu santo para llevar a tiempo y a destiempo, a todos los que sufren y necesitan conocer cuanto Amor y cuan poderoso es ese Amor, para reconstruir nuestra vida y llenarla del sentido profundo de sentirse HIJ@S DE DIOS.

DESDE LA VIDA ORDINARIA

(hombre, soltero, trabaja en país extranjero, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar en su tierra natal)

Vuelve a llamar mi atención el hecho de que ese nuevo (y último) encuentro con Jesús sea en comunidad (los once discípulos), y aunque al verlo algunos vacilaban, creo que la fuerza y la unión de la comunidad posibilita ese encuentro; donde Jesús se hace presente, les habla y les envía como comunidad. La experiencia comunitaria nos enseña a acoger a todos («Id y haced discípulos de todos los pueblos»), en una misión apostólica sin prejuicios, sin discriminación, sin reticencia, con auténtico amor. Dando lo mejor de nosotros mismos, y sobre todo, dando lo mejor y más valioso que tenemos, que no son nuestras obras, sino Cristo y su Evangelio («enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado»).

Esa misión en mi vida, esa llamada, choca con mi tentación de llevar una vida cómoda. Choca de frente con el bienestar, el aburguesamiento del corazón. Porque sencillamente me paraliza, impide darme a los demás. Ese pequeño mundo que me genero con mis problemas, con mis propios objetivos e intereses, que tanto daño me hace, y que tanto me aleja de los demás, me aleja del encuentro con aquel que tiene necesidad de atención, comprensión y ayuda, para llevarle la cálida cercanía del amor de Dios, y la alegría del resucitado. Con gestos concretos, delicadeza, afecto sincero, amor. Siendo amable con todos, algo tan sencillo, pero que tanto me cuesta. Amable viene del latín «amabilis», que significa «digno de ser amado». Todo lo que doy, me lo estoy dando, y todo lo que no doy, me lo estoy quitando.

Me reconforta, me llena de esperanza, y me emociona también la última frase del texto, con la que se despide Jesús («Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo»). Me siento acompañado, y sintiendo su presencia, de alguna manera respaldado. Me empuja a seguir adelante en medio de las dificultades que me presenta la vida. Pero también siento una llamada de responsabilidad apostólica, de posibilitar el encuentro con Jesús a todas las personas con la que convivo, con las que me cruzo en el camino de la vida. Para que sea posible esa despedida de Jesús, para que se haga vida esa palabra. En lo concreto del día a día. Que el siga estando con nosotros, hasta el fin de los días.

DESDE LA ENFERMEDAD

(mujer, casada, jubilada, convaleciente, pertenece a comunidad cristiana y movimiento seglar)

El mandato de Jesús en el evangelio de hoy no puede más misionero “anunciar a todos la Buena Noticia” Jesús nos invita a que seamos guardianes y transmisores de sus enseñanzas. Esa es la tarea que nos deja y es misión para todos. ¡Cuánta responsabilidad pone sobre nuestros hombros!.

¿Acaso los años o la enfermedad me impiden hacerlo?, no, sigo teniendo la misma misión: Evangelizar. Mientras ambas cosas no sean incapacitantes tengo que seguir haciéndolo. Han cambiado las formas y el escenario, por eso tengo que poner más celo en hacerlo bien, tengo que ser más perseverante, tengo que buscar otros recursos. Es verdad que a veces tengo dudas de si voy a ser capaz, siento temor de que la tarea me sobrepase porque no tengo la misma energía, pero para eso el Señor está ahí conmigo, a mi lado, de día y de noche, en las buenas y en las malas, cada día, todos los días hasta el final de mis días.

También desde la enfermedad podemos dar testimonio. Vivir mi enfermedad desde Dios ha sido una oportunidad de evangelizar, porque sigo teniendo personas cercanas que no muestran interés en conocer a Dios, o directamente lo rechazan, o sencillamente pasan de él. En estos casos es complicado anunciar el mensaje de Jesús, pero no imposible. Mi enfermedad los ha hecho más sensibles  a lo frágil de la vida y a cuestionarse algunas cosas. Ahora más que con palabras pongo el acento en el testimonio. Si, también una palabra o una reflexión en el momento oportuno, pero es tan importante el testimonio, es tan importante vivir con coherencia lo que decimos y creemos. No me anuncio a mí ni mi palabra, anuncio la Buena Nueva de Jesús y su Palabra. Por eso confío  en la fuerza que me viene del Señor para llevar a buen puerto mi tarea.

TERCER PASO: ORATIO

Posted on mayo 22nd, 2020 in > TERCER PASO: ORATIO by admin

¿Qué nos hace decir el texto?

(hombre, casado, trabaja, pertenece a movimiento cristiano)

 

Señor Jesús, ¿qué has visto en nosotros para que nos llames a colaborar en tu misión?

¿Qué has detectado en nuestra vida, llena de flaquezas, de normalidades, de miedos?

Te damos gracias por habernos llamado. Sin duda, la mejor noticia para cada uno de nosotros y nuestra familia.

Te rogamos no olvides tu promesa de estar con nosotros hasta el fin de los tiempos.

Sabemos que sin tu presencia somos insignificantes para nosotros y para los demás.

Tenemos la experiencia de sentir que «hemos trabajado en vano toda la noche».

Nos olvidamos que tú eres nuestra más íntima compañía, nuestra más intima fuerza, nuestra más íntima convicción.

Si fuéramos monjes, diríamos que Tú eres nuestro monasterio.

Pero somos misioneros en medio de las incertidumbres de nuestro tiempo.

Por eso decimos que Tú eres la vida de nuestra vida, la palabra de nuestra palabra, el testimonio de nuestro testimonio.

Sigue con nosotros, que nosotros queremos seguir contigo.

Impúlsanos.

Llena de amor nuestras vidas, tan normales.

Llena de amor nuestras familias, sin nada de especial.

Llena de amor nuestras relaciones, tan humanas, que ponemos a tu servicio.

Que pasemos del «yo» o «lo nuestro» a «lo tuyo» y la alegría nos desborde, la compasión nos lance a sanar el mundo,

y la comunión nos lance a generar unidad y confianza.

Ilumina nuestras mentes y nuestros corazones, especialmente en estos tiempos de pandemia, para que no tengamos miedo a sembrar y a proponer lo que realmente hace falta:

ligereza de equipaje,

austeridad en la construcción de nuestros hogares y nuestras asociaciones,

compartir lo que tengamos con los que nos rodean.

Te pedimos todo esto desde nuestra realidad.

Te pedimos todo esto desde estos momentos oscuros de pandemia,

Te pedimos todo esto desde el corazón del mundo, que deseamos que sea nuestro corazón.

Somos hombres y mujeres débiles y pecadores, pero somos tus amigos.

Somos hombres y mujeres con algo de fe, pero creemos en Ti.

Somos hombres y mujeres de este mundo, camino de la salvación,

misteriosa, total, vital

que has iniciado

en toda la realidad,

en todas las criaturas,

en todo lo que alienta vida.

Amén.

CUARTO PASO: CONTEMPLATIO

Posted on mayo 22nd, 2020 in > CUARTO PASO: CONTEMPLATIO by admin

¿Quién dice el texto?

(Autorizado por el autor, Fano en www.diocesismalaga.es)

Página siguiente »